Finalmente, mientras los cines de los EE.UU. siguen cerrados, la Academia de Hollywood anunció que los Oscar 2021, originalmente a entregare el 28 de febrero del año que viene, pasarán al 25 de abril. Esto permite respirar a esa máquina de prensa (y cada vez de menos cine) que son los premios. Hace algunos días, la Academia de Hollywood decidió que serán diez las películas nominadas al premio mayor (hasta ahora eran "hasta diez") y que podrían participar películas estrenadas hasta el 28 de febrero de 2021 (originalmente era hasta el 31 de diciembre de 2020, como de costumbre), más otras reglas para ajustarlo a la representación de minorías, un efecto directo de las consecuencias del caso Floyd. Lo que todavía no está claro es si podrán participar solo películas con estreno (incluso mínimo) en salas o, como viene sucediendo por la pandemia, novedades lanzadas solo en streaming.

De allí un rumor fuerte: dar de baja por este año la exigencia del estreno en salas. Como explica Variety, eso le daría una chance de ganar, finalmente, el Oscar a Mejor Película a Netflix, no solo por la cantidad de filmes que estrenó, sino porque además tiene material prestigioso con nula competencia de los productores "tradicionales" de cine para salas. Así, Mank, de David Fincher, o la recién estrenada Da 5 Bloods, de Spike Lee, podrían ser grandes triunfadoras. De paso: el tiempo que queda para las películas "de sala" va a estar muy monopolizado por tanques, que requieren amortización gigante y rápida. Y no es, precisamente, el tipo de películas que suele preferir la Academia.

El problema es también para los productores. Las películas "del Oscar" no solo requieren una campaña publicitaria previa para vender entradas, sino una posterior para vender nominaciones. Y eso requiere tiempo y un gasto que las muy heridas arcas de los productores hoy no están dispuestos a ganar. Otra vez, punto para las plataformas, especialmente Netflix.

Y, finalmente, ¿cuántas películas habrá para calificar? Todo indica que serán muy pocas (Variety menciona el chiste de que quizás Jim Carrey se gane el Oscar por su villano de Sonic, de las pocas películas que se estrenaron en el año) y eso explica básicamente la postergación. Pero incluso así hay quienes creen que, a pesar del anuncio, quizás no haya Oscar en 2021. Sería otra excepción que agradecerle a la pandemia.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas políticas que no sabías que eran políticas

Kate Winslet yLeonardo DiCaprio en TItanic, también filme político

Cines de EE.UU. en guerra con las plataformas de streaming

Space Jam, víctima del SVOD

Netflix apuesta por contenidos propios y no compra empresas

The Witcher, uno de los contenidos estrella de Netflix

Cuatro "películas de chicos" para disfrutar todos en Netflix

Los Mitchell vs. las máquinas, gran animación de Netflix

El "pase sanitario" destroza cines en Francia

Kaamelott, película herida por las restricciones sanitarias en Francia

PornHub, el arte erótico y la furia de los grandes museos

El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli

Vampiros, títeres y Leo García para pasar un gran fin de semana

La danza de los vampiros, de Roman Polanski

Abbas Kiarostami: poesía para terminar con las polémicas

El viento nos llevará, joya de Kiarostami

Netflix: menos crecimiento y lanzamiento de videogames

Netflix va por los videojuegos

Cuatro películas de Prime Video que merecen redescubrirse

Tom Hanks y Halle Berry en El atlas de las nubes