Siempre hubo sospechas respecto de que la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood, la entidad que -básica y casi únicamente- vota cada año los Globos de Oro, incurría en prácticas poco éticas no solo en la elección de nominados y ganadores de esos cotizados premios mal llamados "antesala del Oscar" (en general son el aval de lo que los estudios presentan como candidatos al premio de la Academia). Esta semana, una periodista escandinava llenó por primera vez una demanda contra la HFPA (por sus siglas en inglés) acusando a la entidad de sostener "una cultura de la corrupción". En realidad, de monopolizar para fuera de los Estados Unidos todo trabajo de prensa con celebridades de Hollywood y notas de interés periodístico.

La HFPA está conformada por 87 miembros. Hay un proceso -poco claro- anual para el ingreso de nuevos integrantes. Tanto en 2018 como en 2019, la noruega Kjersti Flaa pidió el ingreso siguiendo el protocolo debido. Las dos veces el ingreso fue rechazado. Las razones no son claras, pero en el segundo intento, Flaa -que se ocupa de periodismo audiovisual tanto para TV como para su propio canal de YouTube- aceptó no desarrollar trabajo para prensa escrita, que realizan para varios medios de Noruega y Dinamarca los miembros de la HFPA Aud Berggren Morisse y Tina Johnk Christensen. Pero que luego creyeron que Flaa no honraría ese acuerdo y, en consecuencia, hicieron campaña en contra para sostener su monopolio.

La última gala de los  Globos de Oro con un gran ataque de parte de  Ricky Gervais a principios de 2020:

Hay que aclarar, también, que como ONG, la HFPA y sus miembros gozan de importantes exenciones impositivas. Pero lo más importante en lo que explica la demanda consiste en que los integrantes de la asociación se reservan para sí el monopolio de la cobertura en Hollywood para sus respectivos países. Por cierto, no ocurre con todos los territorios, pero sí en muchos de los más importantes.

La HFPA mencionó la demanda como una forma de "extorsión" por parte de Flaa y que no va a responder a las acusaciones, más allá de seguir los procedimientos legales pertinentes. De todos modos, la demanda -que llevará tiempo resolver- vuelve a poner la lupa sobre una asociación cuyo sentido y prácticas siempre han resultado poco claras.

Para Hollywood, el Globo de Oro es importante como reflejo de qué se acepta como cine y televisión fuera de los Estados Unidos. Es claro que los periodistas y críticos que nominan estos premios elogian a los nominados y consiguen notas y coberturas. Nunca quedó del todo claro si ese material periodístico era una devolución de favores, dado que además los premios permiten una instalación de marca global. Ahora la ética de este conjunto de profesionales se ve cuestionada explícitamente por una demanda judicial: se verá hasta dónde llega.

Más notas de

Leonardo Desposito

Netflix habría modificado sus algoritmos para ocultar una película

Guapis, la película que llevó al boicot de Netflix

Warner Bros. anunció (por fin) la continuación de Duna

Duna, una épica aún sin final

Cuatro aventuras animadas de Batman en HBO Max

Batman, el regreso del caballero oscuro

Alec Baldwin apuntaba a la cámara cuando se disparó su arma

Alec Balwin en el set de Rust, instantes después de la tragedia

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Calles de fuego: rock, trompadas y el Bien contra el Mal

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

Cuentos de hadas: donde se juntan Disney y Tarantino

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

El juego del calamar impulsó suscripciones a Netflix

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Halloween Kills rompe taquillas con estreno simultáneo

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Cuatro películas de terror en Netflix para algo más que asustarse

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés

Eric Rohmer o la clave para no aburrirse con el cine francés