La película Ant-Man y la Avispa, que tuvo una buena recaudación en los EE.UU. pero no un "récord" (para lo que se espera de las producciones de Marvel-Disney) logró quedar primera en su lanzamiento en China con más de 68 millones de dólares, La verdadera noticia consiste en que el filme hizo mucho más dinero fuera de su país que dentro: u$s333 millones fuera de los EE.UU. y u$s212 millones en él. Esta circunstancia se repite con muchas otras películas que, incluso con performances que dan balances negros en el mercado americano, suman mucho más fuera: consecuencia del dominio en el campo de la exportación audiovisual por parte de Hollywood. Un ejemplo: Megalodón (actualmente en cartelera en la Argentina) lleva recaudados u$s400 millones en todo el mundo, pero su recaudación estadounidense asciende a u$s98,7 millones.

Esto demuestra cuál es el peso hoy del mercado internacional y por qué es central la coordinación de estrenos en todo el mundo. Más allá de la piratería, la publicidad global y la manera como la información respecto de una película "grande" se expande en Internet vuelve capital la exportación. En general, el mercado que causa los mayores cambios en las recaudaciones es China, pero también Japón y la India -donde el ingreso de películas de Hollywood está mucho menos restringido- suman mucho al acumulado global. El mercado latinoamericano, por lo general, no es tan grande, pero países como la Argentina permiten testear el comportamiento de ciertos filmes a nivel global: de allí su estreno casi sumultáneo con los Estados Unidos, a diferencia de otros mercados como Alemania o Francia, que tienen cierto delay respecto del lanzamiento en país de origen.