Contra todo pronóstico, Scream 5 (o, simplemente, Scream), la película que relanza, 25 años después, la serie sobre un asesino disfrazado que se reía y reflexionaba sobre las películas de asesinos disfrazados, se alzó en los EE.UU. con el primer puesto de la taquilla, dejando por primera vez desde su estreno en segundo lugar a Spiderman: Sin camino a casa. El filme de horror se llevó un estimado de 35 millones de dólares en los cuatro días (el lunes fue feriado) desde su estreno; lo interesante es que solo costó 25 millones. 

No fue un éxito en otros mercados (en la Argentina debutó en segundo lugar con casi 38.000 espectadores, de todos modos un buen número en estos tiempos), pero es indicio de dos tendencias que se unen aquí. Primero, que el cine de franquicias requiere de los "nombres originales" (aquí vuelven Neve Campbell, Courtney Cox y David Arquette); segundo, que el cine de terror con humor (sea lo negro que fuere tal humor) funcionan muy bien. Y hay una tercera cosa, que es notable en los últimos éxitos de taquilla (Spiderman incluido): la tendencia rococó de las películas a hablar de sí mismas y de los géneros. Scream siempre fue eso y hoy sincroniza perfecto con los nuevos públicos.

Eso es, también clave: "nuevos públicos". Los que mueven la taquilla son los jóvenes (y Scream tuvo como público base el sector demográfico de 18 a 35 años). Por lo que se comprende que un estreno como The 355 (un filme de acción sobre mujeres espías con Penélope Cruz, Lupita N'yongo, Diane Kruger y Jessica Chastain) fracasara en el mercado de los EE.UU., más allá de las críticas poco entusiastas: no tiene público.

Más notas de

Leonardo Desposito

Brian De Palma: cuatro joyas poco frecuentadas para ver en Star+

Misión a Marte, la película más familiar de De Palma

El debut de Moon Knight estuvo lejos de sus expectativas

Moon Knight, la serie de Marvel

Clásicos de la literatura juvenil hechos películas en Disney+

Viaje al centro de la Tierra

Animación incorrecta de Adult Swim en HBO Max

Rick & Morty, joya de Adult Swim

Arabia Saudita pide censurar un diálogo en la nueva Dr. Strange

Dr, Strange y el Multiverso de la Locura

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Mucho más que perspectiva de género en un gran unipersonal

Laura Nevole en Como vaca mirando un tren, de Natalia Villamil

Qué significa la caída de Netflix para el mercado de las plataformas

Stange Things, una de las "marcas" instaladas por Netflix

Bellezas de animé en los archivos de Netflix

El cuento de la Princesa Kaguya

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino