Ya conocemos las nominaciones a los Oscar 2020, la 92° entrega de los premios más tradicionales -y democráticos- del cine, que se develarán el próximo nueve de febrero. La película con más menciones es Guasón, con 11 nominaciones incluyendo Mejor película, director (Todd Phillips) y actor (el casi seguro ganador Joaquin Phoenix). Le siguen 1917 -que se llevó el Globo de Oro- y Había una vez en Hollywood -también, el de Mejor comedia-, con diez cada una. Más allá de algunas nominaciones internacionales notables (Antonio Banderas como Mejor actor por Dolor y Gloria; la gran cantidad de menciones para la excelente Parasite, del coreano Bong Jon-hoo, que está tanto en la categoría de Mejor película extranjera como de Mejor película a secas) y las menciones "para cumplir" (Mujercitas, cuya directora Greta Gerwig no fue mencionada; Contra lo imposible; una única nominación para el megatanque Endgame en el rubro de efectos especiales), lo más importante pasa por otro lado. Lo más importante -es obvio- es Netflix.

Tres de las películas con mayor cantidad de nominaciones son de la firma: la previsible El Irlandés, Historia de un matrimonio y Los dos Papas, que además anotaron en categorías altas (película, director, actor, actriz, reparto, guión y montaje, por ejemplo). En total, la firma de streaming se llevó más de 20 nominaciones e incluso anotó en Mejor largo animado tanto por Klaus, una producción original, como por I lost my body, película francesa presente en el último Cannes que se vio internacionalmente -se puede ver hoy, de hecho- gracias a la plataforma. Y quedaron sin mencionar dos que la crítica aplaudió: Dolemite es mi nombre (que merecía una mención para Eddie Murphy por lo menos) y Diamantes en bruto (una joya que le está dando premios a Adam Sandler, otro que debió ser nominado quizás en el lugar de Jonathan Pryce). También es un año "Meryl Streep Free" porque no se nominó la producción de la firma La lavandería, sobre el asunto Panamá Papers, que la tiene como protagonista. Pero todo no se puede.

Ahora bien: la gran incógnita consiste en saber qué va a pasar con las películas de Netflix. En los últimos Globos de Oro, fue evidente el ataque de la Asociación de la Prensa Extranjera, muy próxima al lobby de la exhibición, al streaming, nominando y sin premiar incluso si los méritos de El Irlandés o Historia de un matrimonio (o Dolemite... o Diamantes...) estaban por encima de la premiada 1917. Pero la Academia tiene otros estándares: vota toda la industria y se sabe que el negocio del cine va a sobrevivir sí y solo sí las plataformas y el streaming asumen el protagonismo. Las audiencias para salas solo viven del blockbuster, el negocio está en crisis -como informamos en la página contigua, la audiencia cinematográfica creció en casi todo el mundo pero cayó un 4,4% en los Estados Unidos- y solo firmas como Netflix se animan a producir algo como El Irlandés, por ejemplo. Más allá de que todo apunta a una victoria de Guasón o de la película de Tarantino en la categoría mayor, el reparto de premios importantes para las plataformas sería un reconocimiento importante del estado actual del negocio.

Pero hay más: las nominaciones de Parasite, película coreana, y de Dolor y Gloria, implican el peso que la comunidad internacional tiene hoy para el negocio del cine. Hollywood no es más "la Meca" sino la capital de un sistema totalmente globalizado donde las opiniones y el gusto de otros países influyen de manera directa e indirecta en cómo se hacen y producen las películas. Y eso, también, es fruto de la permeabilidad que logran las plataformas. Este Oscar es, por lo tanto, decisivo: será el momento de ver si la gran industria reconoce o no, como diría Wim Wenders, el estado de las cosas.

Más notas de

Leonardo Desposito

Amazon anunció producciones latinoamericanas para su streaming

La jauría, el proyecto de Lucía Puenzo

Amazon se vuelve el tercer grande del streaming musical

Jeff Bezos, CEO de Amazon

El robo del siglo sigue ganando y se acerca al millón de entradas

Dolittle, mitad de tabla para el estreno más visto

Las delicadas y complejas relaciones entre el cine y el teatro

Opening Night, lo falso y lo verdadero en el escenario

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Arranca un Festival Sundance signado por la cautela de los distribuidores de cine en salas

The Farewell, una película bien vendida en Sundance pero no un gran negocio

Warner Music y Spotify zanjan diferencias sobre India

Daniel Ek, CEO de Spotify, logra el último gran acuerdo para la firma

El Robo del Siglo impulsó la taquilla con números récord para enero

El robo del siglo se llevó el mayor botín de la taquilla

Disney elimina la marca "Fox" para producción audiovisual

Los Simpson, una de las marcas "grandes"