Las ocho obras que resultaron ganadoras del la última Bienal de Arte Joven seguirán en cartel todo noviembre y, en algunos casos, hasta diciembre. Los espectáculos que tuvieron su debut en sociedad gracias al evento podrán verse en diferentes escenarios de la Capital Federal.

Las obras y las salas en las cuales pueden verse son las siguientes: Los imitadores, de Macarena Orueta, en Abasto Social Club; El canto invisible, de Juan Cruz Forgnone, en Timbre4; Ninfa, de Bianca Lerner, en ElKafka Espacio Teatral; Ruido Blanco, de Franco Calluso, en Beckett Teatro; Jet lag, de Ezequiel Salinas e Ignacio Tamagno, en ElKafka Espacio Teatral; Anomalía, de Valeria Polonera, en El Extranjero; Mamá está más chiquita, de Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira, con dirección de Andie Say, en Teatro La Comedia, y No me digas, que ya sé, de Matías Prieto Peccia, Mariel Veliz y Vanesa Butero, en Teatro Picadero.

Todas estas obras contaron con una curaduría a cargo de prestigiosos nombres de la escena contemporánea y se desarrollaron dentro de la Bienal, con muy buena respuesta de crítica y público. Títulos importantes de lo más interesante del teatro de hoy.