Hace tiempo que la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood (FPAH por sus siglas en inglés), es decir los papás de los Globos de Oro, está bajo escrutinio público. Siempre se sospechó que sus miembros, menos de cien y más cercanos a las relaciones públicas que al periodismo, incurrían en prácticas -por decirlo suavemente- poco éticas respecto de sus votos. Incluso algunos nunca habían ejercido fehacientemente el periodismo. Pero todo estalló el año pasado, cuando se realizó un boicot contra los premios basados en el hecho de que la FPAH tenía una diversidad prácticamente nula. Eso llevó a que la NBC, la cadena televisiva de aire que normalmente transmitía los premios, decidiera cancelar la emisión de 2022. La causa: el boicot implicó que una serie de poderosos anunciantes tomara la decisión de no seguir auspiciando los premios. Hoy la FPAH anunció que habrá gala en 2022 aunque aún no se conoce quién la transmitirá.

¿Qué pasó en estos meses? Básicamente, se despidió a miembros con "fallas éticas", se contrató a una consultora externa para realizar una reingeniería de la institución, y se incorporó a 21 periodistas nuevos en la entidad, de los cuales el 29% (seis, si las cuentas están bien hechas, aunque suena más lindo "29", ah las ventajas de los porcentajes...) son negros. Es algo si se tiene en cuenta que no había ninguno. También hay nuevas reglas para definir la elegibilidad de cada premio, que suponen un proceso más transparente. En los próximos premios, además, el acento estará colocado en la actuación más que en otros rubros.

En mayo, cuando anunció que no pondría la ceremonia al aire en 2022, la NBC dijo sentirse "complacida" con los cambios entonces planeados y hoy en movimiento, pero también que "llevaban tiempo" y que pensaban que estarían complacidos de tener nuevamente el evento en su grilla en 2023. Dicho de otro modo: los potenciales auspiciantes para los premios de 2022 no compraron espacios publicitarios (se venden siempre con mucha anterioridad). A las excusas políticamente correctas hay que sumarle dos factores más frios y comerciales.

El primero: la última entrega de los Golden Globe tuvieron una caída del 60% de audiencia, de más de 18 millones de televidentes en los EE.UU. a 6,9 millones este año, con semi virtualidad. Dado que también se entregan premios a la televisión, es raro pensar que sucediera como en los Oscar (pocos estrenos importantes, poco "cine" y poca curiosidad al respecto tras un año de parálisis). Las audiencias para estos premios caen todos los años (excepto, curiosamente, los MTV Movie Awards, más lúdicos y populares).

El segundo: la caída de audiencias tiene mucho menos que ver con la pandemia (que efectivamente agudizó´la baja) y mucho más con el poco atractivo de los premios en dos sentidos. El primero, las películas más vistas no forman parte de la potencial premiación. El segundo, la caída general de la audiencia televisiva lineal y tradicional, que incluso ha pasado ya del cable para optar por plataformas (y, los más jóvenes, por otros entretenimientos en red). Los cambios que logre la HFPA de aquí en más poco pueden con estas tendencias globales.

Más notas de

Leonardo Desposito

El precio de las entradas pesa tanto como el Covid en los cines

Salas vacías, nuevo problema global

Get Back: el evento que salva todo el 2021

Get Back, un milagro del documental

Los Gucci pelean contra La casa Gucci

La casa Gucci

Buen fin de semana en la taquilla global para films aún "en rojo"

Encanto, nuevo éxito de Disney

David Lynch famoso y secreto para descubrir en MUBI

Dumbland, serie animada de David Lynch

El futuro audiovisual ya llegó

La televisión informa lo que sucede en el momento en que sucede. La paradoja de El juego del calamar, la historia de un montón de gente encerrada en un lugar bajo miradas anónimas

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Disney+ y HBO Max "compartirán" películas hasta 2022

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

Festival de Mar del Plata: espejo del estado del cine

La película más taquillera de 2021 podría perder dinero

Sin tiempo para morir, ganadora y perdedora a la vez

Cuatro películas gigantescas para ver en HBO Max

Ben Hur