El pasado fi n de semana, sólo poco más de 330.000 espectadores compraron entradas en los cines de Argentina. Las razones son evidentes: no hubo trasnoche el sábado ni casi funciones el domingo (solamente por la noche, y sobre todo en los complejos multipantalla) por las elecciones legislativas. Es interesante decir que los domingos son los días en los que más pú- blico familiar va al cine, y por eso tal día es el que marca la diferencia fi nal. Dicho esto, es necesario hacer una pequeña comparación: la semana pasada, ninguna película superó los 100.000 espectadores. Esta semana, Geo Tormenta casi llega a los 130.000. Si se tiene en cuenta que se trata de un tanque “menor” (es decir, uno que no depende de franquicias o nombres previamente instalados como marcas), y además hacemos la resta de funciones, resulta un verdadero éxito.

Aunque el resto de la tabla parece mucho menos “exitoso”. Primera comprobación: hay casi 80.000 entradas de diferencia entre el primer y el segundo puesto, que quedó en manos del éxito It. Para la taquilla, la cifra es mala, pero para la película, dado que lleva varias semanas en cartel y recién ahora baja de la primera posición, es muy bueno. Lo que es indecidible hasta ahora es si va a poder superar la marca de los dos millones de espectadores, dado que lleva hasta ahora poco más de 1,8 millón. El problema -aritmético- consiste en saber si perderá poco o mucho, semana a semana, en lo que resta de su carrera en salas. La progresión de una pérdida de 30% de jueves a jueves permite pensar que se va a quedar a punto de entrar en ese club de los dos millones, pero que no superará la barrera.

Otra curiosidad es que Condorito subió al tercer puesto desde el sexto en el que debutó. Pero eso es fácil de comprender si se piensa que, con las elecciones a la vista y muy pocas alternativas, fue el filme elegido para llevar a los chicos.

De todos modos, los promedios fueron bajos, incluso de la ganadora de la semana que no llegó a los 500 tickets por sala. En parte, por las elecciones. Y en parte, nunca hay que olvidarlo, porque estamos en la temporada baja en lo que respecta a asistencia. Aún así, quedan por lo menos tres tanques importantes que pueden decidir si el año va a llegar a un récord o no: Thor: Ragnarok, que se estrena el próximo jueves; Liga de la Justicia, que va en pocas semanas, y Star Wars: Episodio VIII, que se verá hacia Navidad. Por ahora, después de un arranque más que prometedor, el 2017 no aparece ni mejor ni peor que el 2016 en cuanto a venta de entradas.

Por lo demás, no quedan películas argentinas en el top ten, y las últimas que lograron un lugar (Zama o Desearás...), bajaron demasiado pronto, aunque con cifras más o menos decentes dada la resistencia del público a nuestro cine.

Geo Tormenta: buen número a pesar de la baja de funciones