Los temores de la maternidad son infinitos y son oceánicos. Las ficciones al respecto, en general, pecan por el realismo y porque no logran transformar eso en algo universal. Esta película de terror canadiense opera sobre ellos y los transforma en sostén y excusa para lo imposible, para lo fantástico. Una mujer que va a parir gemelos solo tiene a uno de ellos con vida. Una entidad extraña parece venir por él y el miedo primigenio estalla de maneras imprevisibles, y, en la pantalla, se vuelve todo una metáfora potente que excede, también, su propio marco, sus propios personajes. El gran mérito de El demonio quiere a tu hijo consiste en lograr, sin traicionar el relato o el cuento, trascenderlo y crear un miedo auténtico.

Título original: Still Born, Canadá, 2018. Duración: 87’. Dirección: Brandon Christensen. Intérpretes: Christie Burke, Rebecca Olson, Jesse Moss.
Calificación: Apta para mayores de 16 años.