Otro fin de semana de tensión entre las salas y las plataformas, esta vez con una mala noticia. El tanque de la semana, El Escuadrón Suicida (que debutó primero en la Argentina), en los EE.UU. solo recaudó poco más de 26 millones de dólares, cuando los analistas esperaban entre 30 y 40 millones. No solo eso: es una de las películas con mejor promedio de críticas (92% en el sitio especializado RottenTomatoes, que promedia todas las reseñas de aquel país). El caso es importante por varias razones: pone aún más en cuestión el sistema de "day-and-date" (recordemos: estrenar al mismo tiempo en salas y en plataformas) y también la calificación de las películas.

El Escuadrón..., relanzamiento del fiasco de 2016 esta vez bajo la dirección de James Gunn (el exitoso realizador de Guardianes de la Galaxia para Marvel) es una película de superhéroes de DC/Warner. Es decir, al mismo tiempo que se estrenó en salas, de acuerdo con la política actual de la compañía, se lanzó si pago adicional en HBO Max. Pero además el filme es "R", es decir que los menores de 17 años solo pueden acceder a las salas acompañados por un mayor (incluso si, con todo el humor negro que posee, es un filme para adolescentes, básicamente). En los anteriores casos de tanques "day-and-date", notablemente Black Widow y Jungle Cruise (Disney), y Space Jam 2 (Warner), hubo un auspicioso fin de semana de lanzamiento y una estrepitosa caída en segunda semana. 

Queda claro: quienes van al cine son los fans, los ansiosos de cada marca. El curioso no demasiado interesado, en última instancia, lo ve en su casa. Sumemos las nuevas preocupaciones por la variante Delta del Covid-19. Para que El Escuadrón Suicida (que en todo el mundo recaudó unos 72,2 millones de dólares) sea un negocio, con un costo de 185 millones de dólares y por lo menos unos 100 millones más de lanzamiento, requiere por lo menos 400 de recaudación global y unos 200 en su propio país. Es obvio que no va a lograrlo si extrapolamos las curvas.

Paradoja: Viejos, la película de M. Night Shyamalan, que en total superó los 65 millones de dólares de recaudación global (35 en los EE.UU.), será un buen negocio: solo costó 18 millones. Pero, además, solo se puede ver en salas, igual que la película más exitosa del año hasta ahora, Rápidos y furiosos 9. El sistema actual, entonces, no parece funcionar más que como demasiado cara promoción para el SVOD.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes