Una de las rarezas de revisar la filmografía pornográfica semana a semana consiste en descubrir que tiene sus propios lugares comunes y que estos tienen que ver con lo que los productores creen que es el público que veía -ve- esas películas. Hoy todo es un poco diferente porque en general no hay "películas", sino que se diseñan clips breves específicamente diseñados para cada una de las fantasías o perversiones del espectador. En estos clips, si bien hay desarrollo narrativo (mínimo), lo que importa es la acción directa y la actuación de los performers. Siempre es bueno recordar que, incluso si por las particulares características del acto sexual aparece el placer real, no es indispensable y en la mayoría de los casos se finge el placer, lisa y llanamente, se actúa. Y en ese tipo de actuación, aparece una notable asimetría de las muchas que separa a hombres de mujeres en la pornografía. Los hombres suelen actuar mejor cuando están vestidos y las mujeres, cuando están desnudas. En el porno mainstream, el foco está colocado siempre en las mujeres, como alguna vez lo explicamos, y el hombre se reduce a ser solo su sexo. Incluso en la dimensión sonora suele estar más aprovechado el gemido o el grito femenino que el masculino. Alguna vez contamos, además, que muchas secuencias heterosexuales suelen cortarse en medio de la producción porque el hombre culmina antes de tiempo. En esos casos, dados los costos de filmar y producir (los técnicos cobran por hora de trabajo), se espera a que el actor pase el período refractario y se sigue desde donde se estaba, como pasa con cualquier rodaje y cualquier película no porno después de un corte en medio de una escena. La actriz debe actuar entonces una excitación que no está más que en la fantasía que se esta rodando, y además moverse y contorsionarse de modos que son poco frecuentes en la vida fuera del set. Es una actuación puramente física que debe convencernos de que sucede lo que no sucede, y hacerlo cuando además la cámara nos muestra todos los datos físicos posibles para que creamos que sucede lo que no sucede. Sé que les va a parecer forzada la comparación, pero aseguro que es pertinente: actuar en el porno es bastante similar a actuar frente a una pantalla azul en un filme de superhéroes, donde también deben convencernos de que están frente a aquello que en realidad no están viendo porque aparecerá en el filme cuando se edite. Hiperrealismo e hiperfantasía se tocan, como todo extremo.

Por eso es que muchas actrices porno prefieren escenas con otras mujeres en lugar de filmar con hombres. Las ventajas son muchas. En primer lugar, se lastiman menos. En segundo, se filman más rápido, porque los cortes "por accidente" son mucho menores (no implica que, por ejemplo, en una pose, una de ellas no se acalambre y haya que parar, pero eso es mucho menos frecuente que el descontrol de próstata del actor porno). En tercero, el placer es mucho más "real", en la medida en que la curva de excitación de las mujeres es diferente de la de los hombres y, cuando una chica está con otra, ambas se sincronizan. Aunque parezca irrelevante, es uno de los motivos más importantes: la frustración sexual que generan las secuencias hétero muchas veces llevan, a la larga, a problemas como la depresión (lo cuentan muchas actrices en diferentes reportajes, pueden buscarlo o creerme). Las secuencias entre mujeres no generan esa clase o tipo de frustración física. Y son, como dijimos, más seguras y placenteras para las actrices. Claro que esto implica que sean al menos bisexuales, pero la mayoría de las performers de la industria porno o lo son como elección sexual o lo sostienen al menos en el trabajo.

Lo que, curiosamente, nos lleva a otra asimetría importante en este campo. Desde los años setenta hasta la fecha, es decir desde que se creó la industria hasta que se volvió trivial, la mayoría de las películas porno mainstream -es decir, las que están dedicadas a un público general, no a "nichos" específicos- contienen al menos una secuencia lésbica. Pero no contienen jamás una secuencia gay. Al menos en occidente: en Japón una de las variedades de hentai más consumida por las adolescentes es el "yaoi", estrictamente romance y sexo homosexual masculino. Pero Japón es, como hemos visto varias veces, una excepción a la regla en muchísimas cosas. En general, la homosexualidad masculina está restringida al porno gay, hecha por y para hombres homosexuales. Incluso si algunas mujeres hoy, ante la posibilidad de ver toda clase de materiales Internet mediante, suelen acercarse a estos contenidos.

La razón por la cual existe esta restricción en la producción de contenido pornográfico es siempre la misma: aunque las sociedades han cambiado y son, en teoría, más tolerantes -especialmente las más jóvenes- todavía se produce con un esquema mental que tiene como modelo al hombre heterosexual de entre veinte y cuarenta años, alguien que no quiere ver otros hombres sino mujeres utilizadas por hombres o mujeres gozando con mujeres. Sería demasiado decir que es todo puro prejuicio: por cierto los hay, pero también se basan sobre el hecho de que efectivamente los mayores consumidores de pornografía son los adultos masculinos de entre veinte y cuarenta años. Aunque también sucede otra cosa: las mujeres hoy alcanzan hasta el treinta por ciento del público de la pornografía, un porcentaje que crece año a año. Y también son muchísimo más curiosas a la hora de buscar contenidos. Lo que genera una última asimetría: las mujeres buscan sobre todo sexo lésbico (recomendamos leer los reportes anuales de PornHub) y pornostars femeninas, mientras que los hombres no suelen buscar sexo gay (un poco es lógico dado lo que venimos diciendo) ni siguen pornostars masculinas, sino a las mismas que siguen las mujeres. Lo que nos lleva a la última y más rara de las asimetrías: como también lo dijimos muchas veces, el porno es la única industria donde las mujeres pueden cobrar hasta diez veces lo que cobra el hombre. Porque son ellas las que "venden" el producto (con excepciones, por supuesto: nadie negaría que Nacho Vidal o Rocco Siffredi son grandes vendedores de porno). Pero todo está orientado hacia lo femenino como núcleo de exposición, no a lo masculino. Probablemente en el futuro, si vuelve a haber películas porno, algunas de estas diferencias desaparezcan, pero mientras todo sea contenido de nicho, permanecerá así: el porno, créase o no, es de lo más conservador que hay.

Más notas de

Leonardo Desposito

Un paseo por la inolvidable commedia all’italiana

Amici Miei, picaresca masculina

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Warner-AT&T comienza a revelar su estrategia para la plataforma de streaming HBO Max

La presentación oficial de HBO Max, en octubre pasado, con contenidos exclusivos

Parodias y experimentos en el cine porno

Parodias y experimentos en el cine porno

Disney logra un récord de recaudación global

Avengers: Endgame, la película más vista de 2019 y récord histórico

Netflix y las plataformas invaden los Globos de Oro

Historia de un Matrimonio, la producción más nominada con cinco menciones

A El Irlandés no le alcanzó para justificar su presupuesto

Suena como candidata al Oscar

Poco público (con cierta lógica) para el arranque de diciembre

Boda sangrienta, el estreno con más público

El cine aventurero y feliz del maestro Raoul Walsh

Objetivo: Birmania, la guerra por la pura supervivencia

La más efectiva de todas las películas "para llorar"

La más efectiva de todas las películas "para llorar"