Después de la casi total paralización de la producción audiovisual en 2020, Netflix podría gastar en 2021 unos 13.600 millones de dólares en contenidos. Y los planes para el futuro prevén un incremento anual del 14% hasta 2025, con lo que la cifra final para ese año rondaría los 20.000 millones de dólares. Esto además implica un avance de la plataforma cada vez más hacia la producción propia, y menos a contratar contenidos de terceros. El plan es que por lo menos el 50% de todo lo que aparece en Netflix sea, en menos de un lustro, de su propia cosecha.

El problema de contratar contenidos de terceros es cada vez más acuciante, porque los grandes productores -especialmente los estudios de Hollywood- comienzan a producir para sus propias plataformas de SVOD. Todos buscan tener sus propias marcas, porque eso es lo que los diferencia en un mercado cada vez más competitivo. Hoy los originales de Netflix conforman el 38% de su grilla y tiene algunas marcas (Stranger Things, The Witcher) que se presentan como fenómenos. Hay que tener en cuenta que entre sus competidores están Disney+ y HBO Max (Warner) que tienen marcas con mucha historia muy exitosas. Depender cada vez menos de lo que se "alquila" y más de lo que se produce permite volver más sólida a la firma.

Netflix sigue siendo la plataforma más grande de video on demand en términos globales, y la que más produce internacionalmente. De todas maneras, no descuida otros frentes. Especialmente su contrato con Sony, uno de los estudios grandes que tiene además una serie de marcas importantes (es, de paso, "dueño" de El Hombre Araña, personaje de Marvel que Disney+ no puede tener). Y Sony -que implica además las bibliotecas de Columbia y Tri-Star- no tiene su propia plataforma. Esa alianza Netflix-Sony es mutuamente beneficiosa.

Por lo demás, Netflix sigue poniendo el norte en contenidos dramáticos y menos en documentales o realitys, que también forman parte de su selección. Poco a poco se ha convertido en el estándar para las series, lo que le permite también una fuerza de marca notable. En 2022, de todos modos, terminará la carrera una de sus marcas estrella, The Crown, así como este año lo hace La casa de papel (su contenido no anglófono más exitoso), y deberá encarar cómo sustituirlos.

Más notas de

Leonardo Desposito

Mujeres fuertes detrás y delante de la cámara en Paramount+

Shadow in the Cloud, joya de terror, bélica, de suspenso y más

Los cambios en la jefatura de Disney y la tensión entre cine y streaming

Bob Chapek (el CEO que parte) y Bob Iger (el CEO que regresa)

Cuatro rarezas casi inéditas para ver en Prime Video

El color que cayó del cielo

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Qué chances tiene Argentina, 1985 de llevarse el Oscar

Cine "basado en hechos reales" y magistral en Qubit.TV

El ejército de las sombras, obra maestra sobre la Resistencia francesa

Cuatro joyas inéditas para descubrir en Star+

Patinando a la gloria, gran comedia nunca estrenada en la Argentina

Los usuarios de YouTube toman el poder en Hollywood

El MCU lidera en contenido generado por usuario

Obras maestras de todo género para ver en continuado en Mubi

Príncipe de las Tinieblas, obra maestra de John Carpenter

Películas gloriosas que fueron fracasos de taquilla en HBO Max

Blade Runner, una película muy influyente que fracasó en los cines

37° Festival de Mar del Plata: una guía para el disfrute cinéfilo

Mar del Plata también incluye a Arnold