El nombre " Netflix" es, para casi todo el universo conocido, sinónimo de "streaming video on demand", es decir de llevar al hogar, vía Internet o aplicaciones en televisores inteligentes, contenido audiovisual a la carta. En realidad ese servicio comenzó en 2007, cuando la banda ancha comenzó a popularizarse rápidamente dentro y fuera de los Estados Unidos. Hasta entonces, la firma -fundada en 1998- tenía como core bussiness el alquiler y la istribución de DVDs. Y contrariamente a lo que sucede en algunos otros países donde el formato ha caído en desuso -la Argentina, por ejemplo-, Netflix continúa haciendo lo que entonces: distribuyendo videos que el usuario solo puede ver por unos pocos días para después devolverlos correo mediante. La noticia es que acaba de distribuir su disco número 5.000 millones en Estados Unidos, el único país donde ese servicio siempre estuvo disponible.

Puede parecer un ejercicio de notalgia que Netflix no se deshaga de un negocio que pasó de 14 millones de usuarios en el pico de su popularidad (que coincidió con el lanzamiento del servicio de streaming) a 2,4 millones de usuarios. Pero no: lo que sucede es que el alquiler por correo de discos de películas y series no es un negocio menor. En la primera mitad de 2019, le dejó a Netflix una ganancia neta de US$46 millones de dólares. Y si bien es cierto que no parece mucho comparado con los miles de millones que la firma invierte tanto en tecnología como -central- en contenido exclusivo, sí es bastante importante a la hora de sostener una estructura que se hace cada vez más grande en la medida en que se instala en nuevos mercados.

La diferencia más importante entre los dos servicios es que el de DVD no depende de las exclusividades y que la ventana de alquiler de películas se abre mucho antes que la ventana de distribución digital. Dicho de otro modo: películas que pueden tardar hasta un año para estar disponibles en una grilla digital aparecen entre tres y seis meses luego de su lanzamiento en salas en discos físicos. Es una diferencia bastante importante. Además, ahí no juega la guerra de exclusividades que Netflix-On demand tiene con empresas como Disney, Warner, Universal o Viacom, que en estos momentos se preparan para "cerrar" sus bibliotecas a terceros.

El mercado del DVD y el BluRay es enorme en los Estados Unidos, incluso si hace algunos años pareció morir tras el cierre del gigante del alquiler Blockbuster. Hay un verdadero coleccionismo, por un lado y, por otro, la ansiedad de ver o rever aquello a lo que no se accede en salas. Sin contar con que el catálogo es muchísimo más amplio en títulos, orígenes y géneros. Y que, además, funciona para "ponerle precio" a los productos digitales, toda vez que la popularidad de un alquiler es un indicador biyectivo de la popularidad del contenido.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos