Una manera de detectar que una semana ha sido floja en asistencia en salas es ver con cuántos espectadores se llega al top ten. En este caso, la película del puesto 10 es el filme de terror español La posesión de Verónica, que tuvo además muy buenas críticas pero lleva en cartel dos semanas. Con menos de 4.000 entradas vendidas, se ubicó en la décima posición. Y eso que no tuvo funciones en todos los horarios.

Es cierto, parece raro empezar esrta nota sobre el rendimiento de la taquilla cinematográfica sin mencionar el tanque de la semana, el esperadísimo Star Wars Episodio VIII-Los últimos Jedi. Que llegó a tener nada menos que 489 pantallas (en los hechos, más de la mitad de las que hay en el país, un abuso creciente en la última década y media) y que tuvo un número "bueno", apenas por debajo de los 300.000 espectadores. Lo que implica que, con suerte, llegará a las mismas cifras que el Episodio VII, que rondó el millón y medio cuando salió de pantalla.

Podemos decir que es la época del año, por supuesto, dado que estamos en el piso de la temporada baja y con las fiestas a punto de estallar -y, de paso, disminuir la actividad de los cines casi a cero-. Podemos decir, también, que algunas críticas no acompañaron, aunque en el caso de la marca Star Wars no debería de ser determinante. Lo mejor es decir que, como se ha explicado en esta columna más de una vez, se trata de un fenómeno más estadounidense que global. En su país de origen fue el segundo estreno más grande de la historia (reciente) con una recaudación de u$ 220 millones, 30 millones menos que el Episodio VII. Pero en el resto del mundo fue el décimo mayor lanzamiento (u$ 230 millones, estimado por Box Office Mojo). Solo falta una plaza importante (China). El episodio anterior recaudó un 30% más en su país de origen que en el resto del mundo, cuando la norma para los tanques suele ser la inversa. Por cierto, las crtíticas estadounidenses fueron mucho peores esta vez: un 52% a favor contra un 91% de Episodio VII, según el confiable sitio RottenTomatoes.

Dados estos indicadores y dado el hecho de en qué momento de la temporada nos encontramos en la Argentina, podemos decir que fue un buen estreno y un lanzamiento importante. Pero nada más, y las proyecciones indican que lo que pueda recaudar en lo que resta de diciembre apenas mantendría la taquilla anual alrededor de los 50 millones de entradas. Volvamos al principio: el resto de la cartelera funcionó mal, en parte por la gigantesca concentración causada por el tanque, en parte porque el público no está interesado en los títulos en cartelera (el otro estreno, con poquísima gente, figura en el puesto seis, La Navidad de las madres rebeldes) y porque, además, ya casi estalló el verano y se prefieren actividades al aire libre o -y esto es bastante evidente- salidas de compras para las fiestas. Es claro: entre un mediocre primer puesto (para un tanque, aclaremos) y el segundo, hay un Así las cosas, Star Wars llegará al millón si la Fuerza la acompaña.