Un nuevo fin de semana ganador para Guasón en la taquilla nacional, algo a esta altura casi milagroso. Si establecemos las proporciones correctas, la película de Todd Phillips -que sí, fue un gran éxito cinematográfico en todo el mundo- funcionó proporcionalmente mejor en la Argentina que en los EE.UU. De todos modos, la cantiad de espectadores de este fin de semana (que en realidad es largo, pero esta tabla no llega a computar lo vendido el día lunes) no fue demasiado grande, aunque esto tiene una razón: turismo fuera de CABA y Gran Buenos Aires, donde se concentra la mayor parte del público cinematográfico.

De todos modos, quedan algunas enseñanzas a partir de los números que muestra la afluencia de público en sala desde el día jueves. En primer lugar, que ya ni los "tanques" aseguran buenos números por defecto, o solo aquellos que están asociados a una serie o franquicia especialmente exitosa. Si miramos la tabla, el mejor estreno de la semana quedó ubicado -recién- en el tercer lugar, el filme de acción y ciencia ficción Proyecto Géminis protagonizado por Will Smith. Ese filme tiene todos los elementos que podrían llevar a un éxito, aun moderado: estrella, acción, efectos especiales, director importante, presupuesto. Pero no es sobre un personaje de historieta, o infantil, o de una marca importante. Así, quedó en tercer lugar. Peor le fue a Contra lo imposible, una película más bien clásica, con actores importantes, suspenso, aventura y drama de la vida real. Incluso, con críticas buenas y muy buenas. Tampoco funcionó porque no tiene elementos que la acerquen al público "familiar" (aunque es apta para todo público). Podemos empezar a sospechar que el éxito de Guasón proviene de su relación con el universo Batman, que permitió la curiosidad de los espectadores de la primera semana mientras que el boca a boca hizo lo suyo para el resto de su carrera en salas hasta hoy.

Tampoco funcionó, si hablamos del rubro "adulto" (películas sin fantasía de efectos especiales millonarios centrados en trama y personajes), la última película de Woody Allen. Nunca estuvo demasiado arriba, pero descendió rápidamente hasta los últimos puestos de la tabla cerrando dos semanas en cartel con apenas poco más de 50.000 espectadores. Razón: ese cine -ese público- prefiere esperar ver esta clase de películas "no espectaculares" en su casa. Para corroborar esta hipótesis, va a ser interesante ver qué sucede el próximo jueves cuando El Irlandés, la película de Martin Scorsese producida por Netflix, pase su "semana en salas" antes de ingresar a plataformas. Serán solo 56 pantallas, y no en los mayores complejos; en ese contexto, es difícil pensar que sus números sean significativos.

Última interesante lección de la tabla. Como sucedió con el concierto de Gustavo Cerati hace algunos días, la proyección en pantalla grande de un concierto de Shakira tuvo muy buena cantidad de público considerando tanto la cantidad de salas como las de proyecciones (muy pocas por día). La diferencia entre el número total y el de la asistencia de jueves a domingo procede especialmente de las proyecciones del miércoles, día de lanzamiento. El contenido alternativo es un sector que crece en los complejos multisalas y alterna con las verdaderas "películas" como motor para la venta de entradas. Por aquí va el nuevo negocio de la pantalla grande.

Más notas de

Leonardo Desposito

Disney logra un récord de recaudación global

Avengers: Endgame, la película más vista de 2019 y récord histórico

Netflix y las plataformas invaden los Globos de Oro

Historia de un Matrimonio, la producción más nominada con cinco menciones

A El Irlandés no le alcanzó para justificar su presupuesto

Suena como candidata al Oscar

Poco público (con cierta lógica) para el arranque de diciembre

Boda sangrienta, el estreno con más público

El cine aventurero y feliz del maestro Raoul Walsh

Objetivo: Birmania, la guerra por la pura supervivencia

La más efectiva de todas las películas "para llorar"

La más efectiva de todas las películas "para llorar"

Plataformas y cine: la estrategia de Netflix para encontrar su lugar ante la competencia

Dolemite es mi nombre, una de las películas de Netflix para la temporada de premios

Algunas cosas que olvidamos del cine porno

Algunas cosas que olvidamos del cine porno

La serie de Disney+ The Mandalorian se volvió el contenido más pirateado de Internet

The Mandalorian y el "Baby Yoda" que se convirtió, además, en fenómeno global

Pese a las nuevas plataformas, sigue el reinado de Netflix y YouTube

Marriage Story, uno de los contenidos "de cine" a los que apuesta Netflix