Ezra Miller, el actor encargado de interpretar a Barry Allen/The Flash en las películas de superhéroes de DC-Warner envió a Variety un comunicado en el que informa que está en busca de asistencia psiquiátrica. El actor, que comenzó con el personaje en la película de Zack Snyder Liga de la Justicia fue acusado varias veces en los últimos años por actos de violencia y abusos, lo que ha llevado a varias causas judiciales. Es la primera vez que la estrella menciona sus problemas públicamente, y pone nuevamente en problemas el estreno de The Flash, la superproducción que debió estrenarse en 2021 pero fue varias veces postergada por las consecuencias de la pandemia de Covid-19.

El comunicado dice en uno de sus párrafos "Tras haber pasado recientemente por situaciones de intensa crisis, comprendo ahora que sufro de complejos problemas de salud mental y he comenzado tratamiento (...) Quiero pedir perdón a todos los que he molestado y enojado por mi comportamiento en el pasado. Estoy comprometido a hacer todo lo que sea necesario para volver a un estadio saludable, seguro y productivo en mi vida".

La gran pregunta es cómo afecta todo esto al estreno de The Flash, filme dirigido por el argentino Andy Muschietti. El rodaje se llevó a cabo entre abril y octubre de 2021 e incluye tanto a Ben Affleck como a Michael Keaton interpretando diferentes versiones cinematográficas de Batman. Problema central: es una película carísima y además central en la estrategia de Warner y DC por instalar su universo cinematográfico en competencia con Marvel-Disney. Algo que fue problemático desde el principio, especialmente desde que se desechó el corte de Liga de la Justicia realizado por Zack Snyder para sustituirlo por otro de Joss Whedon, para finalmente liberar la versión original en HBO Max tras presión de los fans. Pero los mismos fans son los que han creado presión alrededor de The Flash ante los repetidos comportamientos abusivos y violentos de MIller. Pero en este caso, no hay posibilidad de re filmar: Miller está en casi todas las escenas.

La película costó más de 200 millones de dólares, lo que implica una inversión gigantesca que el comportamiento de su estrella ha puesto en un riesgo absoluto. Dicho de otro modo, y si se piensa que el estreno está previsto para 2023, la declaración de Ezra Miller llega en el momento justo y lo coloca como una persona con problemas que pide ayuda. Es decir, intenta cambiar la percepción que el público puede tener de él y, de esa manera, no dañar el desempeño comercial de una película que se ha convertido en un dolor de cabeza.

Más notas de

Leonardo Desposito

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara

Cuatro comedias negras para disfrutar en HBO Max

Este es el fin, cima de la comedia negra

Lo mejor y lo peor del cine fantástico, gratis en Archive.Org

Carnival of Souls, un filme de enorme influencia en el cine

Se extingue el espectador de TV: hábitos de los nuevos espectadores

Jugar y usar redes sociales: pasatiempos favoritos de los más jóvenes