La nota principal del último número papel de Variety es un estudio sobre el mayor de todos los negocios relacionados con el audiovisual. No es la tecnología, no son las plataformas: el mayor de todos los negocios es el de los IP, "intellectual property" o propiedad intelectual. Marcas, nombres, obras previamente exitosas son el tesoro más buscado por quienes, hoy, tienen que construir nuevos negocios con contenidos. Pero también ese negocio tiene sus límites.

Veamos: Disney, se dijo, habían comprado Lucasfilms (es decir, tiene todo Star Wars e Indiana Jones), Marvel (casi todo el MCU, excepto el universo de Spider-man, que se quedó en Sony, volveremos sobre el punto), Pixar, Jim Henson (los Muppets), National Geographic, ESPN y, claro está, todo lo propio de Disney, que básicamente inventó el negocio  Tde la IP. Todo eso se trabaja multiplataformas hoy, acelerado por el colapso de los cines en 2020. 

Así, hay series relacionadas con las películas que además permiten crear otros negocios como el del merchandising. El éxito de The Mandalorian, WandaVision o Falcon y El soldado de invierno van en ese senido. Disney tiene por lo menos doce series sobre el universo Marvel en desarrollo, más ocho dentro de Star Wars, todas relacionadas con películas. A esto hay que sumar que, gracias a la compra de Fox, se hizo con X-Men, Deadpool, Los Simpson, Terminator, Alien y Avatar, marcas que generan franquicias a su vez.

Warner tiene muchas franquicias de dibujos animados (Looney Tunes, todo lo que hay en Cartoon Network nuevo, más los clásicos de Hannah-Barbera, MGM y otros estudios menores), todo el universo DC (Superman, Batman, Mujer Maravilla), una gran cantidad de marcas propias generadas por sus series, como Los Soprano, y, sobre todo, Game of Thrones, que permitió un salto importante al cable premium en todo el mundo. 

También desarrolla material audiovisual combinado: series de DC que se relacionan con películas, precuelas y spin-offs de Game of Thrones (firmó con el creador de las novelas George R.R. Martin un nuevo contrato de cinco años). Y además tiene y desarrollará material cruzado sobre la saga Harry Potter.

Mientras, Paramount, que fue comprada por Viacom y acaba de lanzar Paramount+, tiene también marcas propias, como Misión: Impossible. Pero sobre todo, tiene todo el paquete de Nickelodeon, sobre el que no solo sigue explotando clásicos como Bob Esponja sino que desarrolla todo un nuevo universo alrededor de Avatar: The Last Airbender, que es de sus contenidos más exitosos y de los que puede crear un "universo" complejo que exceda TV y cine para llegar al videogame o los parques temáticos. Y, además, tiene la exclusiva de Star Trek, un enorme mina de oro de IP, sobre la que hay desarrolladas series y películas a mansalva. El problema consiste en que ese desarrollo llegue a la saturación.

Pero también están Netflix, Amazon y Apple. Netflix inventó el negocio del SVOD, y lo impulsó con franquicias: de hecho, solo hasta que Disney impulsó su propia plataforma, era el lugar donde estrenaban todas las películas de la firma antes de ir al cable. El acuerdo cayó en 2019. Mientras, Netflix apostó sobre todo a las series y tiene, ya, franquicias propias como Stranger Things. Pero le falta alguna que pueda ser un negocio mayor que el del audiovisual.

Sin embargo, la tiene: Sony decidió no tener un SVOD sino licenciar sus productos. Aunque tiene un acuerdo con Disney para que Spider-man aparezca en el MCU, no le cedió las películas. Así, ni los filmes de Sam Raimi, ni la versión del personaje con Allan Garfield y Emma Stone, ni las nuevas películas con Tom Holland se ven en Disney+ (tampoco la primera Hulk con Eric Bana ni la "MCU" El increíble Hulk con Edward Norton). Todo el "Spider-verse" va a Netflix. Eso genera un beneficio mutuo más allá de las pantallas.

Apple aún tiene que construir esas franquicias. Amazon está lográndolo poco a poco, pero lejos del entretenimiento familiar: nadie compraría una figura de acción de The Boys a menos que haya superado los 18 años. En ambos casos, pesa mucho el desarrollo de material propio, y también es cierto que el audiovisual no es precisamente el core bussiness de ninguna de las dos empresas.

Pero el problema básico es que el negocio de la IP, si bien genera miles de millones de dólares anualmente, tiene sus límites. ¿Cuántas películas más de Marvel podrán hacerse antes de que se genere una fatiga de materiales? ¿Cuándo un filme de Pixar no venderá muñecos? Lo primero no se sabe si pasará; lo segundo, sucedió ya varias veces (Un gran dinosaurio, por ejemplo, más allá de la calidad de la película; no cuentan Unidos y Soul, en un año imposible de medir). Los ejecutivos piensan que el balance perfecto es un poco de IP (porque está instalado, porque tiene una base de público consistente, etcétera) y contenido propio.

Lo más difícil es lo segundo, pero ejemplos como Stranger Things, Bridgerton o Game of Thrones muestran. Pero queda claro que llegamos al paisaje en el que, si queremos "todo", hay que optar por "todas las plataformas". Y donde el formato cine y el formato serie empiezan a imbricarse en un solo gran tejido audiovisual. No hacía falta ser profeta para adivinarlo.

Más notas de

Leonardo Desposito

El beso de Blancanieves fue consensuado y ella dio el primer paso

El beso de Blancanieves fue consensuado

Netflix, Amazon Prime, HBO Go y Paramount +: Dónde ver las películas de Steven Spielberg, genio de la aventura

E.T., la película más exitosa de Steven Spielberg

Disney adelanta el estreno de Loki, su nueva serie de Marvel

Loki, la nueva serie de Marvel en Disney+

Cine italiano de calidad, gratis para ver en casa

Sicilian Ghost Story, amor y misterio en Italia

Joyas para disfrutar en la grilla de HBO Go

El Guardaespaldas, una película que mejora con el tiempo

Star Wars: Disney le puso fecha a series y películas nuevas del universo jedi

El universo Star Wars se expande en cine y plataformas

Tres grandes películas para ver con chicos en casa

Meteoro, para ver con chicos (y volver a ser chicos por un rato)

El animé japonés se vuelve éxito en los EEUU

Demon Slayer-El tren infinito, éxito global en las taquillas

Rarezas del cine argentino para disfrutar gratis

Fuga de la Patagonia, un western a la argentina

Pequeña historia de los cuerpos en el cine XXX

Una chica en el manga: modelo del nuevo cuerpo en el cine erótico