El sueño de Jeffrey Katzenberg terminó: Quibi, la plataforma de streaming consagrada a contenidos breves creados para dispositivos móviles, firmó a fines de la semana pasada su capitulación en el actual mercado audiovisual. Dejará de existir formalmente a principios de diciembre, ante el fracaso por reunir una cantidad aceptable de abonados. Katzenberg, el hombre que reconstruyó el reinado de Disney en el cine familiar en los 90 (con la producción de La Sirenita, La Bella y la Bestia o el mega éxito El Rey León) y que luego fundase DreamWorks con David Geffen y Steven Spielberg, estaba convencido de que el futuro pasaba por los contenidos breves y los celulares inteligentes. Quizás tenga razón, pero Quibi, la empresa que fundó para aprovechar esa tendencia, quedará como un recuerdo.

El propio Katzenberg culpó de los magros resultados a la pandemia. Quizás tenga razón: lanzado el 6 de abril pasado, cuando la cuarentena era un hecho y comenzaba la recesión global, requería de abonos de u$ 4,99 (con publicidad) o u$ 7,99 (sin publicidad) para acceder a series y películas en fragmentos de entre cinco y diez minutos, creados exclusivamente por los principales estudios del mercado. Para lograrlo, Katzenberg había recaudado u$ 1.500 millones y tenía acuerdos con Sony, Warner, Disney y otros players que desarrollaban los contenidos. Pero el lanzamiento se realizó en un pésimo momento para los negocios y, aunque logró algo histórico (la serie The Most Dangerous Game, mezcla de terror y aventuras, logró nominaciones a los premios Emmy), no alcanzó. Ahora el gran problema consiste en saber qué pasará con los contenidos ya producidos y con aquellos que estaban en plena producción (de hecho, la segunda temporada de The Most Dangerous... ya tenía luz verde). El quebranto, pues, alcanza también a los socios.

Katzenberg anunció que el efectivo que sobra se devolverá a los inversores, y contrató a una empresa para manejar la venta de todas las propiedades de la firma.

Otras hipótesis para un gran fracaso

l sueño terminó. Pero hay que mirar detrás de la pandemia. La pregunta consiste en saber si en un momento en el que abunda contenido gratuito en forma corta y donde los productores audiovisuales -al menos los de televisión- disponen de los suyos gratuitamente para ser vistos en dispositivos móviles, hay un público dispuesto a pagar el equivalente de una suscripción básica de Netflix para acceder a materiales cortos realizados con valores de producción superiores. Quizás sí en una economía floreciente, pero es seguro que no en plena caída de ingresos mundial.Por otro lado, parece contradictorio pensar en la estrategia de Quibi cuando dos plataformas que disponen de contenidos "largos" ( Netflix y Disney) hoy crecen impulsadas especialmente por la pandemia.

Es probable que el mayor problema de Quibi no haya sido el tipo de contenidos ni la intuición de que la mayoría del tráfico de datos audiovisuales pasará por celulares, sino que el valor era poco competitivo. Pero también que la enorme facilidad con la que hoy se accede y consume contenido de cualquier duración (se puede ver, parar, recuperar en otro momento, etcétera, como haríamos con un libro) favorece al contenido largo. El fan no quiere que algo termine, después de todo. Y para la forma corta, existe YouTube, que es básicamente gratuito.

Quibi es la primera víctima importante en la batalla por el streaming, aunque también un caso excepcional. Habrá que esperar un tiempo para saber si, en el fondo, Katzenberg no tenía (al menos) algo de razón.

Más notas de

Leonardo Desposito

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

Swallow: el terror y el suspenso bajo la perfección cotidiana

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

El Museo Dalí de Figueres: ver arte dentro de una obra de arte

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

Seguimos latiendo: el tango siempre está vivo

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro

El regreso del disco de oro del Voyager I: más allá y más acá del teatro

Festival de cine de Mar del Plata: final con mucho para ver

Festival de cine de Mar del Plata: final con mucho para ver

Cortometrajes de Disney: experimentación y humor para todo el mundo

LORN_CM_3_89_REF2_ARIA.tif

Maradona en imágenes e imágenes de Maradona

Maradona en imágenes e imágenes de Maradona

Una verdadera película con amor por el cine popular

Una verdadera película con amor por el cine popular

Una película sobre redenciones y segundas oportunidades

Una película sobre redenciones y segundas oportunidades

Mujer Maravilla: la única superheroína cinematográfica de 2020

Mujer Maravilla: la única superheroína cinematográfica de 2020