Las autoridades retiraron los cargos contra el actor estadounidense Kevin Spacey, acusado de agresión indecente y sexual en Massachusetts, en un caso que había sido debilitado por la propia víctima.

Este resultado era esperado después de la audiencia del 8 de julio, durante la cual el joven que presuntamente había sido agredido por el comediante en julio de 2016 decidió guardar silencio para no incriminarse.

En una carta dirigida el miércoles al juez, el fiscal responsable en la isla de Nantucket, donde presuntamente ocurrieron los hechos, justificó su decisión "debido a la falta de disponibilidad del testigo que presentó la denuncia".

Esto es una bofetada para el fiscal Michael OKeefe, que hasta la fecha ha sido el único que ha acusado a Spacey, sujeto de otras investigaciones en Estados Unidos e Inglaterra.

La demanda por ataque al pudor y agresión se produjo a finales de 2018, luego de que otras acusaciones de agresión a hombres jóvenes salieran a la luz en medio del movimiento #MeToo.

En la demanda desestimada, todo se desarrolla en torno al teléfono móvil del acusador, que lo utilizó para filmar la presunta agresión y la envió en un mensaje a la que entonces era su novia y a un grupo de amigos.

Examinado por la policía, el dispositivo fue devuelto al joven luego de que fue extraída la información. 

Como secuela de las acusaciones por abuso, Spacey se convirtió en veneno para la taquilla. Su último filme, titulado Billionaire Boys Club, con salida en algunas salas recaudó en su primer fin de semana solo US$618 (seiscientos dieciocho dólares) en once pantallas.

Se estima, de todos modos, que la decisión sólo tendrá consecuencias limitadas en la carrera del actor, que está paralizada desde que se dieron las primeras acusaciones en su contra por agresión sexual, en noviembre de 2017.

Spacey fue acusado de agredir sexualmente a un joven de 18 años en un bar de Nantucket, en el estado norteamericano de Massachussetts, en un hecho presuntamente ocurrido en 2016. El joven admitió haberle mentido al actor sobre su edad al asegurar que tenía 23 años, con la intención de conversar con él en el bar una vez ya finalizado su turno. Según la demanda, Spacey le compró varias bebidas alcohólicas y, mientras le insistía para que se fuera con él, comenzó a acariciarle el muslo, le desabrochó el pantalón y le tocó los genitales.

La estrategia de los abogados del actor, que se declaró inocente, consistió en que el joven reconoció que mintió sobre su edad -y por lo tanto no sabía que le compraba bebidas a un menor de 21 años, que es la edad para beber alcohol en Massachussetts- y en las supuestas comunicaciones entre ambos tiempo después del incidente.

La denuncia hizo que Netflix revocara el contrato con el actor de 59 años y dos premios Oscar, por lo que tuvo que pagar 40 millones de dólares. Además, la plataforma tuvo que eliminar de la forma más digna posible la figura de Frank Underwood de  House of Cards, que se encontraba en plena fase de rodaje, con 11 de los 13 episodios finales grabados.

noticias relacionadas

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos