Roger Waters, cofundador de la banda de rock británica Pink Floyd, aseguró que el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, es uno de los "idiotas más podersos del mundo" y reveló que rechazó una "enorme cantidas de dinero" ofrecida por el empresario para utilizar una de sus más famosas canciones para promocionar a la red social Instagram. Hizo sus declaraciones durante un foro en apoyo de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

Waters detalló el pasado viernes que había recibido una carta del CEO multimillonario con una solicitud para hacerse con los derechos para usar la pieza "Another Brick in the Wall, Part 2" en la producción de una película para fomentar el uso de  Instagram.Una canción casi contradictora con el uso de redes sociales. 

"Una misiva de Mark Zuckerberg para mí, llegó esta mañana, con una oferta de una enorme suma de dinero, y mi respuesta es: ¡vete a la mierda! ¡De ninguna manera!", enfatizó el ex líder de Pink Floyd.

Waters también apuntó a que el fundador de Facebook es “uno de los idiotas más poderosos del mundo” y que su objetivo es “hacer que Facebook e Instagram sean aún más grandes y poderosos de lo ya son para poder seguir censurando a todo el mundo y evitar que la historia de Julian Assange llegue al público en general”.

Roger Waters pidió a Biden terminar con la persecusión de Assange

Julian Assange, de 49 años, está acusado de cargos por espionaje y piratería informática por la publicación desde el 2010 de cientos de páginas de documentos militares secretos y cables diplomáticos sobre las actividades de Estados Unidos en las guerras en Irak y Afganistán, que fueron difundidos por su portal  WikiLeaks

El activista actualmente está encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh (Reino Unido). Fue detenido en abril del 2019 en la Embajada de Ecuador en Londres, luego de que el gobierno de Lenín Moreno decidiera retirarle el asilo político

Durante el foro, Waters instó al presidente de EEUU, Joe Biden, y a su administración a retirar los cargos contra Assange que conllevan una sentencia máxima de 175 años de prisión. "Ciertamente, no ha cometido espionaje ni ningún delito que pueda ser procesado en EEUU", enfatizó.

Para Waters, "es interesante que este presidente demócrata aún no haya vuelto a la afirmación de la administración de Barack Obama de que no hubo ningún caso y de que no se puede procesar a Julian Assange, porque si lo hace, entonces tiene que procesar a todos los editores que publiquen cualquier verdad que pueda resultarte inconveniente".