ROTTERDAM, PAÍSES BAJOS - ENVIADO ESPECIAL. Cuando hablamos de la presencia argentina en la cobertura de este festival, la referencia no tuvo intención de exhaustividad, ya que, si se toman en cuenta cortometrajes y coproducciones el número llega a 19. Entre aquellas que no mencionamos se encuentran dos que son esperadas con mucha expectativa: Muere, monstruo, muere, de Alejandro Fadel (que tuvo su estreno mundial en el la sección Un certain regard del Festival de Cannes y que luego pasó por el Festival de Mar del Plata) y Soy tóxico, de Pablo Parés y Diego de la Vega, que tendrá aquí su premier europea. Ambas tendrán sus proyecciones a partir del jueves pero han agotado prácticamente todas las localidades.

El cine de género, lo sabemos desde siempre, pero más explícitamente desde La noche de los muertos vivos (George A. Romero, 1968), es el vehículo perfecto para películas políticas que no necesitan caer en la denuncia gruesa y directa, en la cantinela o la bajada de línea. Los zombies de Parés y de la Vega tienen habitan una película que el prestigioso programador del IFFR Olaf Möller (a quien conocemos de los focos que curó en el último Festival de Mar del Plata) no se cansa de recomendar, y la última creación del director de Los salvajes sigue subyugando a todos los públicos desde su primera proyección en Cannes en mayo del año pasado. En ambos casos, además, las referencias y posibles lecturas en relación con la política (actual o atávica) de nuestro país resultan pertinentes e inquietantes.

Eso es algo que aplica perfectamente a nuestro gigante vecino, Brasil. El año pasado, aquí mismo, el para nada casual "tríptico" que conformaban As boas maneiras (Juliana Rojas y Marcos Dutra), Inferninho (Guto Parente y Pedro Diógenes) y El club de los caníbales (Guto Parente) evidenciaban que el buen momento para el cine de terror brasileño tenía que ver con el temor a un ominoso futuro que se cernía sobre el país. Lo que parecía una amenaza terminó por instalarse en el país y la necesidad expresar el disgusto de manera más explícita termina dando lugar a obras menores, más marcadas por esa urgencia en la denuncia como The Nightshifter (Morto nao fala en el original, de Dennison Ramalho); corriente que afecta incluso a un director más reconocido y consagrado como Edgar Pera (a quien con justicia se dedica una retrospectiva completa) cuya Caminhos magnétykos (coproducción entre Portugal y Brasil) lastra con consignas y reiteraciones una siempre fascinante búsqueda estética y formal.

Ver más productos

El Presidente llamó a jefes provinciales y dirigentes, ¿para qué? (Archivo).

El misterioso llamado de Macri a los gobernadores previo al debate

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos