Seamos sinceros: a esta altura del año, cuando salvo por un par de tanques la taquilla tiende a decrecer, estrenar doce películas no es la mejor de las estrategias. Ninguna, por lo demás, tiene peso suficiente como para desbancar a las tres que figuran en las primeras posiciones (Liga de la Justicia, Asesinato en el Expreso de Oriente y Thor: Ragnarok), incluso si estas bajan lógicamente su convocatoria. Lo que implica que será un lento fin de semana, el que viene, en las salas de cine.

La película más importante -dentro de lo que implica la selección- es Suburbicon, largometraje de George Clooney con Matt Damon y Julianne Moore. Está ambientado en los ‘50, narra el lado oscuro de un idílico barrio suburbano de Estados Unidos con un cuento que mezcla crimen y sátira. Otro filme mediano norteamericano (por su presupuesto) es el relato de suspenso Desaparecido, que narra la angustia de una madre (Halle Berry) que pierde a su pequeño hijo en una plaza. Es más que probable que funcione mejor que la de Clooney.

Entre lo más interesante, de todos modos, se encuentra Victoria y Abdul, del siempre interesante Stephen Frears, que narra la amistad entre la reina Victoria y un secretario oriental. También es interesante el filme del chino Al Weiwei Marea humana, sobre la crisis global de refugiados. Entre las curiosidades, se suman un filme de animación adulto turco, Bad Cat, sátira en forma de cartoon 3D, y la excelente La villana, película coreana sobre una asesina encubierta, puro melodrama con acción. El rubro internacional se cierra con la película francesa La comunidad de los corazones rotos, con Isabelle Huppert, que cuenta cómo un conjunto de solitarios que viven en un edificio destartalado de París comienzan relaciones y cambian sus vidas.

En cuanto a películas nacionales, hay varios estrenos. La comedia Soy tu karma, de WHO (Marcelo Pontaro), sobre reencarnaciones y equívocos; el drama La noche más fría, de Cristian Tapi Marchiori, con Juan Palomino; La educación gastronómica, segundo largo en tono de comedia del también crítico Marcos Rodríguez sobre cómo recuperar una amistad de adolescencia; y dos documentales: El puto inolvidable, sobre la vida de Carlos Jáuregui, y La fraternidad del desierto, sobre una comunidad religiosa en La Rioja.