A principios de esta semana, Daniel Ek, fundador y CEO de Spotify -la plataforma de streaming musical más extendida globalmente- dio números de la firma y anunció varias novedades. Lo más interesante es que permite ver cuál es el verdadero tamaño del negocio del streaming musical, aunque Spotify -incluso siendo mayoritario- no es todo.

Entre los anuncios, informó que la empresa pagó más de 5000 millones de dólares en regalías durante 2020; que en los últimos cuatro años la cantidad de artistas cuyo catálogo genera anualmente más de un millón de dólares creció un 82% (820 en total, hoy) y que los que generan más de 100.000 dólares también subieron un 75% (hoy son más de 7500).

Esos son los pagos que la empresa realiza a los creadores, lo que implica que se recauda mucho más. Sigamos: también anunció que, durante 2021, se lanzará en 85 nuevos países y sumará un mercado potencial de 1000 millones de usuarios. 

Pero una de las grandes críticas que se le hacen a Spotify -y con razón- consiste en que hay pérdida de audio y baja fidelidad en el servicio. Para muchos entendidos, escuchar Spotify está lejos de la verdadera música. Este reproche es más consistente si se tiene en cuenta que plataformas que compiten con ella como Amazon, Tidal o Qobuz tienen HiFi (en general, tienen mejor audio). Por eso el otro anuncio importante fue que, en el segundo semestre, lanzará la opción de alta fidelidad. Lo que no se sabe es cuánto más saldrá por mes contar con esa característica, ni cómo se dispondrá en el servicio. Tampoco si estará disponible en todos los mercados: después de todo, depende del ancho de banda posible y de la capacidad de los aparatos.

Hubo otros anuncios, como el lanzamiento del podcast de Barack Obama y Bruce Springsteen, más herramientas justamente para podcast, la posibilidad de grabar y compartir sonidos en un biblioteca, una serie de elementos educativos para que los más chicos aprendan a grabarlos, y -quizás lo más polémico- una característica llamada "Marquee" ("Marquesina") que permitirá a los artistas promocionar sus creaciones, y que algunos ven como la entrada directa de Spotify en el mundo de la publicidad. Por cierto: Spotify aún no gana dinero, pero se acerca cada vez más, y su expansión global -y el pago de regalías- demuestran que la estrategia de Ek del largo plazo resulta, por ahora, adecuada.

Más notas de

Leonardo Desposito

Oscar 2021: las estrellas se mostrarán sin barbijo

El teatro Dolby: el Oscar como fue hasta 2020

Westerns: el gran género de (toda) América para ver en plataformas

Westerns: el gran género de (toda) América para ver en plataformas

Plataformas: por qué Netflix es la favorita de los EEUU

Plataformas de streaming: preferencias en los EEUU

Dónde encontrar las películas candidatas a los Oscar 2021

Dónde ver las películas nominadas a los Oscar

La vida en un burdel en una de las grandes películas contemporáneas

L

Avengers: cómo acercarse a un fenómeno del siglo XXI

Avengers, de 2012, la primera vez que estuvieron "todos juntos"

Propiedad intelectual: la guerra que envuelve a Hollywood

What If...?, una de las series de Marvel para Disney+

Mujeres en el cine: bajaron su participación en Hollywood en 2020

Carey Mulligan en Hermosa venganza, de Emerald Fennell

Más Bridgerton: Netflix confirmó temporadas 3 y 4

Bridgerton, la serie éxito de Netflix, tendrá temporadas 3 y 4

Crimen y suspenso: películas para ver al borde del sillón

Bajos Instintos, clásico del suspenso erótico