Este jueves hay varios estrenos que pueden incrementar las ventas de entradas en los cines de la Argentina, especialmente alicaídos en los últimos quince días. Hay un tanque estadounidense y uno nacional, combinación poco frecuente. El norteamericano es Venom, nueva traslación a la pantalla grande de un personaje de Marvel, esta vez perteneciente al universo de Spider-Man (es decir, de los personajes cuyos derechos para el cine no tiene Disney sino Sony, aunque suelen cruzarse). Más un antihéroe que un héroe, más cercano al terror que a la aventura en cierto sentido, el personaje es de los más complejos de estas historietas, y lo interpreta en pantalla Tom Hardy, ya experimentado en el género tras ser el Bane de Batman-El caballero de la Noche asciende. Es el estreno más "grande". El tanque argentino es El Potro, biografía de Rodrigo Bueno a cargo de Lorena Muñoz, la realizadora de Gilda-No me arrepiento de este amor, que vuelve al campo de la música popular para retratar a un mito del cuarteto. También es un estreno de peso que puede prolongar el buen momento en recaudaciones de las producciones nacionales.

Hay un estreno especialmente para chicos, Animales en apuros, un filme animado en 3D que, curiosamente, procede de Rusia, un país cuya filmografía es hoy rara avis en las carteleras de un país mucho más cosmopolita en otro tiempo. La oferta es oportuna con pocos títulos de ese tipo en cartelera. Otra película que puede atraer a público familiar es Johnny English 3.0, nueva aparición del satírico espía creado por el comediante británico Rowan Atkinson.

En el terreno que podemos llamar más independiente, tenemos una película checa y dos filmes argentinos. La primera es El intérprete, un drama que se relaciona con la tragedia que vivió Europa del Este durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi, pero va más allá de la mera "denuncia" de hechos para tratar el dilema moral de la venganza.

Las argentinas son el drama Eterno Paraíso, donde el drama de una joven atacada en la vía pública lleva a su novio a una serie de acciones que termina reconectándolo con cierto pasado de su padre. La otra es El tiempo compartido, donde una mujer con una hija recuerda un día especial de su juventud en la ciudad de Mar del Plata, en un relato de suspenso que genera tensión en cada secuencia.