Quizás sea el último fin de semana con Thor: Ragnarok a la cabeza, dado que el próximo jueves se estrena otra película de superhéroes con desembarco masivo, Liga de la Justicia. Pero no subestimemos el filme de Marvel-Disney: lleva cuatro fines de semana primero y es muy probable que supere el millón de espectadores (el estreno superheroico que viene, además, es posible que la empuje aunque no conserve la primera posición). Cuando hay tanques, se ve, las recaudaciones están bien: como indica el sitio especializado Cinesargentinos.com, la recaudación del pasado fin de semana en salas fue superior, en un 16%, al fin de semana equivalente de 2015, hasta hoy año récord del siglo. Si se superan los 51 millones de entradas vendidas (y las chances son claras), será ésta la nueva temporada récord.

Los estrenos funcionaron bastante bien si se tiene en cuenta que noviembre siempre es temporada baja. Asesinato en el Expreso de Oriente fue el que mejor funcionó, y de hecho tuvo el mejor promedio por pantalla del período. La combinación actores muy conocidos y thriller de suspenso-Agata Christie resultó seductora para el público general, especialmente el más adulto. No funcionó tan bien, si se tiene en cuenta que la animación familiar suele ser un atractor importante de público en cada fin de semana, la novedad La familia Monster, quizás por no tener una gran campaña de prensa detrás. De todos modos, quedó en el cuarto puesto, bastante bien para esta altura del año.

En cambio, los estrenos argentinos quedaron demasiado lejos de las posiciones de privilegio. El mejor ubicado fue Los últimos, que se ubicó en el puesto 13 con un promedio de 41 personas por pantalla, aunque aquí hay que decir que se vio en pocas funciones, con lo cual los números son un poco mentirosos. Pero no todas son malas noticias: Zama, la gran película de Lucrecia Martel, sigue en cuatro salas pero tuvo un promedio superior a las 320 entradas en cada una, lo que la ubica como el tercer mejor promedio de la cartelera después de Asesinato... y Thor, incluso si está lejos del top ten.

En el rubro arte y ensayo, sigue funcionando con muy buen boca a boca el filme de animación sobre la obra de Van Gogh Loving Vincent, una especie de pequeño fenómeno independiente. Y logró colarse en el décimo puesto la última creación de Jim Jarmusch, Paterson, una comedia sobre poetas y poesía que funcionó bien en ese sector de la cartelera.

Queda claro que en Argentina hay espacio para varios tipos de cine, pero que las presiones del aparato de distribución y exhibición -que cada vez estrena menos películas en más pantallas, ahogando las posibilidades comerciales de filmes más chicos- impiden que un circuito moderado de arte y ensayo, filmes independientes, o como se los quiera llamar, se afiance y crezca. Es una asignatura pendiente en un mercado que se mantiene como atractivo.