Es bastante increíble lo que sucede con Guasón, que sigue primera con muy buenos números en el ranking semanal de películas más vistas. Lo hemos comentado en cada oportunidad pero no está de más: una película oscura, incluso angustiante, con poco de policial y mucho de drama psicológico, que no puede ser vista por niños de ningún modo y que, si bien está asociada a un comic famoso, no va por el lado de la fantasía o el efecto especial. A pesar de que es lo contrario de lo que suele consagrar nuestro mercado, se acerca rápidamente al millón y medio de entradas vendidas, marca que con toda seguridad supere antes del próximo jueves, y sigue sumando. Es evidente que el filme ha tocado una fibra importante, que el boca a boca es muy bueno (la satisfacción de los espectadores, si se miran las redes sociales, es grande), y además que el asunto "gran actuación" sigue siendo un atractor de peso para el público adulto.

De hecho, el pasado jueves hubo un tanque que podría haber cambiado las cosas, Terminator: Destino oculto. Que tuvo un buen arranque por encima de las 100.000 entradas, pero en la última parte del fin de semana resultó superada también por la secuela de Maléfica, que acapara el segundo puesto desde su estreno. De todos modos, sumadas las tres películas en la primera posición se logra que la recaudación no sea mala para lo que suele ser la parte más baja de la temporada. Aunque, como se deduce de la tabla, las películas que están del quinto puesto hacia abajo han tenido muy poco público. El total ronda el medio millón de espectadores y la gran mayoría se la llevan los títulos "grandes".

Hubo, además, muchos estrenos en la tabla. Además del nuevo Terminator, se sumaron el filme de animación familiar Los Locos Addams, el drama Estafadoras de Wall Street y las nacionales Amanda y Crímenes imposibles. En todos estos casos los promedios son bajos, aunque debemos considerar que ni Los Locos... ni Estadadoras... tuvieron todas las funciones en las pantallas en las que se presentaron. En ese sentido, funcionaron relativamente bien. Sigue con buen público, además, La odisea de los giles, aunque, como venimos sosteniendo, es muy poco probable que llegue a los dos millones de espectadores cuando termine su carrera en pantalla grande. De todos modos, es de un enorme mérito si se tiene en cuenta que ninguna otra película nacional, más allá de su tamaño o su difusión, pudo quebrar la marca del medio millón en una temporada que fue bastante complicada especialmente para el cine que no apuntaba al público infantil y juvenil (lo que, nuevamente, permite considerar la excepcionalidad de Guasón dentro del actual panorama).

En general, lo sorprendente de la actual temporada es que, con crisis, subas del dólar, inflación caótica, elecciones complejas, y un largo etcétera, la cantidad de entradas de cine vendidas se mantiene dentro de lo que es el promedio histórico de la década, y si los (pocos) tanques que quedan de aquí a fin de año funcionan bien, cabe la posibilidad de igualar el año récord 2015. Y eso al revés de lo que sucede en los EE.UU., donde la recaudación baja ostensiblemente de modo interanual. Será cuestión de esperar el balance final.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos