Hay consenso casi universal de que Terminator (1984) es una obra maestra y que Terminator 2 (1992), también lo es. Lo demás que se hizo con los androides que viajan en el tiempo va de lo meramente digno a lo invisible, y la marca tiene encima más nostalgia que calidad. Esta nueva película, donde las riendas de la producción volvieron a manos de James Cameron -aunque no la dirección, confiada al realizador de Deadpool Tim Miller- estamos como si no hubiera tres películas entre la segunda y nuestros días. Eso está bien. Vuelve Linda Hamilton, y eso está mejor. Arnold tiene un personaje creíble y querible, y eso funciona. Y volvemos a lo básico: una persecución tremebunda entre un pequeño grupo heroico y un ser cibernético capaz de todo. Pero hay algo más: campea -dado que el grupo es básicamente femenino- algo que va más allá de un discurso único y políticamente correcto. Eso, quizás, sea lo mejor.

Título original: Terminator: Dark Fate, EE.UU., 2019
Duración: 134’
Dirección: Tim Miller
Intérpretes: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Mackenzie Davies, Natalia Reyes, Gabriel Luna
Calificación: Apta para mayores de 13 años