Tenga es una empresa japonesa dedicada a la fabricación de juguetes sexuales. Es una de las empresas más grandes y más instaladas en el mercado internacional, además, y como todos saben, el sector de la juguetería erótica es uno de los que más crecen en el ámbito del entretenimiento adulto, por encima incluso del video. El arte de la masturbación se ha sofisticado y de la necesidad fisiológica ha surgido un mercado con infinidad de productos. ¿Que son variaciones de unas pocas cosas? Bueno, sí, pero esas variaciones son incontables. De todos modos, no vamos a hablar (hoy) de ellas sino de una encuesta que Tenga realizó sobre hábitos solitarios.

La encuesta, dada a conocer en el sitio de la empresa y resumida por XBiz, indica que se realizó sobre 10.000 casos y que los encuestados pertenecen a los Estados Unidos, Gran Bretaña, España, Francia, Alemania, Japón, Corea del Sur, China y Taiwán. No, no hay países africanos, sudamericanos o oceánicos. No vamos a quejarnos de esa falta de representación; después de todo, Tenga no es la Iglesia de Masters y Johnson sino una firma que vende cosas de plástico para obtener orgasmos. En fin, vamos a los números y a comentar un par de cosas.

El país con mayor porcentaje de onanistas autopercibidos (por llamarlos de algún modo) es España, donde el 93% de los encuestados dice practicar el goce solitario. Los que menos, los chinos (73%). Los estadounidenses están cuartos de nueve (84%). Los que más se masturban (una vez a la semana como mínimo) son los británicos (61%) y los que menos, los surcoreanos (una vez por semana solo lo hace el 43% de los encuestados). Hasta aquí, números más o menos inocuos. No dicen gran cosa, salvo que en las culturas menos expuestas a la presión religiosa o al culto a la eficiencia, hay más placer sexual solitario que en las otras. Algo que es lógico para cualquier tipo de actividad sexual.

Un 37% de las mujeres prefi ere la masturbación al sexo con otra persona; y el 50% de los hombres, coito antes que masturbación

Pero hay un ítem que es interesantísimo. Preguntan "¿Siente más placer masturbándose en solitario que teniendo sexo con otra persona, el mismo placer o menos placer?". La respuesta está desagregada por género. El 37% de las mujeres prefiere la masturbación solitaria; el 30% considera que es tan placentero el juego individual que el sexo con un partenaire; y solo el 33% prefiere el sexo con otra persona. Los porcentajes de los hombres son 21% mejor masturbarse; 29% es igual; 50%, con pareja. Este dato es el que hizo que la encuesta saltara de los medios dedicados a la sexualidad a los medios generalistas: la lectura es que las mujeres prefieren la soledad a la compañía a la hora del goce erótico.

Hay mil explicaciones posibles. La primera es que esta encuesta es voluntaria y se realizó en el sitio de un vendedor de juguetes sexuales. Los juguetes sexuales son mucho más populares entre mujeres -que los usan desde siempre; hay dildos en tumbas egipcias, por ejemplo- que entre hombres. Y en general el uso más extendido de un chiche erótico es el del placer solitario. Ergo, es lógico que las mujeres que responden esta encuesta prefieran jugar al solitario que a la batalla naval.

En segundo lugar, que el orgasmo femenino es difícil. Sí, no vamos a negarlo: sea por la distribución de las terminales nerviosas, sea porque somos unos animales poco educados en la caricia del cuerpo femenino, sea porque interfieren en la concentración de una mujer infinitas capas de preocupaciones (en general es nuestra culpa, pero no vamos a ahondar en esta columna), que una mujer obtenga un orgasmo con el movimiento de otra persona, especialmente de un hombre, es difícil y lleva tiempo, paciencia y ganas. La masturbación provee tiempo, paciencia y ganas porque, después de todo, es hacer el amor con la persona que uno más quiere, como dijo Woody Allen. Y, agreguemos, que más nos conoce, sobre todo fisiológica y anatómicamente, lo que vuelve la masturbación femenina casi una garantía de orgasmo. Que, dicho sea de paso, es algo que todo cuerpo necesita, es saludable y mejora el ánimo.

Probablemente haya otra causa para esa "sorprendente" disparidad en los porcentajes de preferencias y placeres. Los hombres, se ha dicho en el párrafo anterior, no estamos demasiado bien educados en el trato con las mujeres. No solo en el trato puramente sexual, sino directamente en el trato. Y eso, por supuesto, se extiende a toda actividad realizada entre los dos sexos, lo que incluye aquella bajo las sábanas. Es cierto que hoy, después de tanta pornografía y tanta insistencia, es un poco difícil que un hombre no reconozca un clitoris cuando lo ve o toca. Pero también que una cosa es el mapa, otra, el territorio y otra muy distinta saber las velocidades máximas y mínimas para transitarlo. En ese punto, amigos, los hombres sabemos más que nuestros antecesores, pero no tanto más.

Al respecto, y lateralmente, esa "ignorancia" sobre el sexo parece extenderse al propio género masculino. En la misma edición de XBiz se informó que otra empresa de juguetería XXX acababa de editar un manual para el uso del "Flashlight". Quizás el lector no sepa o no haya visto nunca un -perdón el anacronismo- consolador para hombres. Parece una linterna ("flashlight") que tiene una ranura en un extremo y se calza como una funda sobre el pene. Sí, una vagina de silicona que se mueve sobre el pene al ritmo y de la forma que el usuario prefiera (requiere, eso sí, lubricante). Pues bien: la empresa Kiiro, fabricante de estas linternas que no dan luz pero parece que iluminan, publicó on line varias posibilidades de uso para sus creaciones. Los nombres de las maneras de usar estos artilugios quizás permitan el uso de la imaginación por parte del lector: "La cabeza de la tortuga", "La que se va y vuelve", "Twist and Shout", o "la punta del iceberg". Sí, sí "k-i-i-r-o", con doble "i", si está a punto de googlear. El "manual" está ilustrado con breves y didácticos gifs que permiten ver a qué tipo de movimiento se aplica cada uno de esos nombres. Y el lector no soez pero sí lógico pensará "pero cómo... ¿acaso no es lo más lógico hacer tales cosas con un aparato de esa forma sobre ese otro aparato de esa otra forma?" y tendrá razón. Pero ya dijimos: hay todavía mucha ignorancia -y mucha represión- en los hombres respecto del sexo y sus variantes. Tanto que no solo ignora mucho del cuerpo femenino sino, también, bastante del propio. De paso, feliz mes internacional de la masturbación.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos