¿Cómo hacer marketing, desarrollar marcas y vender experiencias audovisuales en un mundo donde los grandes eventos están prohibidos? A resolver ese dilema apunta la iniciativa que presentó Warner Bros para una primera experiencia virtual de fans de DC Comics (firma que le pertenece, la "casa" de Superman, Batman y Mujer Maravilla). DC FanDome será un encuentro virtual del que participan prácticamente todas las "marcas" que han desarrollado contenido audiovisual de la firma (desde Legends of Tomorrow a Teen Titans Go!; es decir, en todo tono y formato) en el que los fans de estos personajes tendrán información exclusiva, participarán de eventos e intercambiarán material realizado por ellos mismos en un entorno virtual. La experiencia va a ser accesible en casi todo el mundo y estará doblada a seis idiomas, el castellano entre ellos.

Habrá paneles con creadores y estrellas de algunos contenidos clave, como las películas Mujer Maravilla 1984 (que por ahora tiene fecha de estreno en octubre, después de pasar primero de abril a agosto); Aquaman 2; la aún en rodaje The Batman (nueva reinterpretación del personaje, esta vez en la piel de Robert Pattinson), y el "corte del director" de Liga de la Justicia, que se verá en HBO Max, la plataforma de SVOD de Warner, el año próximo. Más otra clase de contenidos. Dicho de otro modo: también será un evento especialmente atendible para la prensa.

Lo más interesante de la experiencia es que, de funcionar, cambiaría definitivamente el modo en que los estudios promocionan sus productos. Las convenciones como San Diego ComicCon (la más grande de este tipo, que fue suspendida este año por la pandemia de Covid-19) implican mucha gente y mucho negocio, un buen lugar para "testear" productos entre aquellos que después diseminarán la buena o mala nueva. Pero esos eventos tienen también un alcance limitado: no todo el mundo puede viajar a San Diego. En este caso, se trata de un megaevento global que cubre el mismo espectro, al que puede conectarse mucha más gente y que disemina las novedades (léase "instala marcas") en un campo mucho más amplio de un modo más inmediato. Y claro que también es un evento promocional y periodístico. La pregunta es si, una vez que podamos volver a "amucharnos", estos eventos virtuales no implicarán una mejor y más económica forma de difundir la cultura mainstream. Es otro cambio potencial fruto de la pandemia.

Más notas de

Leonardo Desposito

PornHub, el arte erótico y la furia de los grandes museos

El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli

Vampiros, títeres y Leo García para pasar un gran fin de semana

La danza de los vampiros, de Roman Polanski

Abbas Kiarostami: poesía para terminar con las polémicas

El viento nos llevará, joya de Kiarostami

Netflix: menos crecimiento y lanzamiento de videogames

Netflix va por los videojuegos

Cuatro películas de Prime Video que merecen redescubrirse

Tom Hanks y Halle Berry en El atlas de las nubes

Black Widow y los cines: de la euforia a la decepción

Scarlett Johansson en Black Widow

Salgamos de casa: ciclos de cine, teatro y música

LIgia Piro, en el Picadero

Black Widow: qué hay detrás de los números de un éxito

Marvel cumple, Black Widow dignifica

Cuatro Hitchcock poco recordados en HBO Max

Alfred Hitchcock: genio para seguir descubriendo siempre

Universal se retira de HBO Max: más tensión en el SVOD

Minions, una de las marcas fuertes de Universal, a Peacock