¿Cómo hacer marketing, desarrollar marcas y vender experiencias audovisuales en un mundo donde los grandes eventos están prohibidos? A resolver ese dilema apunta la iniciativa que presentó Warner Bros para una primera experiencia virtual de fans de DC Comics (firma que le pertenece, la "casa" de Superman, Batman y Mujer Maravilla). DC FanDome será un encuentro virtual del que participan prácticamente todas las "marcas" que han desarrollado contenido audiovisual de la firma (desde Legends of Tomorrow a Teen Titans Go!; es decir, en todo tono y formato) en el que los fans de estos personajes tendrán información exclusiva, participarán de eventos e intercambiarán material realizado por ellos mismos en un entorno virtual. La experiencia va a ser accesible en casi todo el mundo y estará doblada a seis idiomas, el castellano entre ellos.

Habrá paneles con creadores y estrellas de algunos contenidos clave, como las películas Mujer Maravilla 1984 (que por ahora tiene fecha de estreno en octubre, después de pasar primero de abril a agosto); Aquaman 2; la aún en rodaje The Batman (nueva reinterpretación del personaje, esta vez en la piel de Robert Pattinson), y el "corte del director" de Liga de la Justicia, que se verá en HBO Max, la plataforma de SVOD de Warner, el año próximo. Más otra clase de contenidos. Dicho de otro modo: también será un evento especialmente atendible para la prensa.

Lo más interesante de la experiencia es que, de funcionar, cambiaría definitivamente el modo en que los estudios promocionan sus productos. Las convenciones como San Diego ComicCon (la más grande de este tipo, que fue suspendida este año por la pandemia de Covid-19) implican mucha gente y mucho negocio, un buen lugar para "testear" productos entre aquellos que después diseminarán la buena o mala nueva. Pero esos eventos tienen también un alcance limitado: no todo el mundo puede viajar a San Diego. En este caso, se trata de un megaevento global que cubre el mismo espectro, al que puede conectarse mucha más gente y que disemina las novedades (léase "instala marcas") en un campo mucho más amplio de un modo más inmediato. Y claro que también es un evento promocional y periodístico. La pregunta es si, una vez que podamos volver a "amucharnos", estos eventos virtuales no implicarán una mejor y más económica forma de difundir la cultura mainstream. Es otro cambio potencial fruto de la pandemia.

Más notas de

Leonardo Desposito

Brian De Palma: cuatro joyas poco frecuentadas para ver en Star+

Misión a Marte, la película más familiar de De Palma

El debut de Moon Knight estuvo lejos de sus expectativas

Moon Knight, la serie de Marvel

Clásicos de la literatura juvenil hechos películas en Disney+

Viaje al centro de la Tierra

Animación incorrecta de Adult Swim en HBO Max

Rick & Morty, joya de Adult Swim

Arabia Saudita pide censurar un diálogo en la nueva Dr. Strange

Dr, Strange y el Multiverso de la Locura

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Cuatro filmes argentinos en Flow para festejar el Bafici

Mucho más que perspectiva de género en un gran unipersonal

Laura Nevole en Como vaca mirando un tren, de Natalia Villamil

Qué significa la caída de Netflix para el mercado de las plataformas

Stange Things, una de las "marcas" instaladas por Netflix

Bellezas de animé en los archivos de Netflix

El cuento de la Princesa Kaguya

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino

Subsidiar o no subsidiar: el dilema del cine argentino