YouTube, el agregador de videos de Google, anunció que su servicio YouTube Music superó los 50 millones de suscriptores. Lo más importante de la cifra -veremos, además, por qué es grande- consiste en que la última vez que la empresa reveló su número de abonados fue en octubre de 2020 y apenas superaba los 30 millones. Es decir, en menos de un año (diez meses, en rigor), YouTube Music sumó 20 millones de usuarios, entre pagos y "trials".

Veamos las (odiosas pero aquí no tanto) comparaciones. Hoy el servicio líder en el mundo es Spotify, lanzado en 2012. Tiene 165 millones de usuarios globales y se mantendrá bastante tiempo más a la cabeza del sector de streaming musical. Pero el segundo servicio a nivel global es Apple Music, cuya cantidad de usuarios es de 60 millones; y el tercero en la lista es Amazon Music, que tiene 55 millones de usuarios. Es decir: el crecimiento gigante de YouTube amenaza directamente la posición tanto de Apple como de Amazon.

Otro dato muy importante: el incremento en usuarios que beneficia a YouTube Music proviene sobre todo de Corea del Sur, India, Japón, Rusia y Brasil, todos países con alta densidad poblacional y capacidad para adquirir estos productos. Es cierto: no sabemos cuántos de los 50 millones están en "período de prueba", pero la tasa de crecimiento es suficientemente grande como para pensar que muchos van a sostener el servicio.

Cuando YouTube anunció estas cifras, los representantes de la mayoría de las empresas discográficas enviaron -lo informa Variety- saludos y todos se comprometieron en "acompañar el crecimiento". Esto hay que leerlo de un modo estrictamente comercial. El gran problema de todos los sistemas de streaming -sea musical o audiovisual- consiste en los derechos de reproducción y el pago a los artistas, algo que cada año suele causar rumores y problemas cuando se tienen que renegociar.

Hay algo más: no existe un verdadero estándar -ni legal ni comercial- al respecto, más allá de ciertas iniciativas legislativas en los EE.UU. Si las empresas que sostienen los derechos de reproducción de obras y gestionan los acervos de artistas "apoyan y congratulan" a YouTube, es porque lo ven como un vector exitoso para que el sector crezca. La velocidad que queda demostrada con estos números muestran el poder de marca de YouTube, que no por nada es, además, parte de Google. Es fácil ver por dónde se concentrará el negocio en el futuro.

Más notas de

Leonardo Desposito

Joyas del cine de los noventa para disfrutar en MUBI

Joyas del cine de los noventa para disfrutar en MUBI

Cuatro obras maestras cómicas para disfrutar en Qubit.TV

Monty Python, el grupo que cambió la risa para siempre

La película de Netflix sobre Marilyn generó controversia sobre el aborto

Ana de Armas como Marilyn Monroe

Películas de superhéroes para quienes odian a los superhéroes

Capitán América, un homenaje a los años 40

La televisión tradicional ya no tiene nuevos espectadores

Canales FAST, la respuesta de la TV a Internet

Cuatro animés para entender el animé en Netflix

Belle, de Cannes a Netflix

Ciencia ficción más allá de la pura fantasía en Paramount+

La llegada, ciencia ficción sin fantasía

Cuatro filmes esenciales de Steven Spielberg en Netflix

Tiburón, todavía efectiva obra maestra

El mejor cine de los ochenta para ver continuado en Star+

Aliens, el regreso, una obra maestra (sí, señor) de los ochenta

Adiós a Jean-Luc Godard, último sobreviviente de la Nouvelle Vague

Godard a fines de los 50: el hombre y la cámara