La empresa agroindustrial Vicentín, una de las mayores productoras y exportadoras del sector aceitero, anunció hoy que ha iniciado un proceso de reestructuración de pagos a partir de una situación de "estrés financiero" que afecta actualmente a la empresa.

Vicentín lleva invertidos más de 900 millones de dólares en la actividad productiva en el país en los últimos 10 años, informó en una comunicación a la prensa.

La compañía santafesina completó que esas inversiones efectuadas en sus plantas de molienda, biodiesel, etanol y en los puertos para promover la logística operativa han tenido un correlato positivo en el aumento significativo de las toneladas de molienda y exportación.

Pero completó que "se han visto negativamente afectadas por un contexto de crisis recurrentes, aumento de tasas de financiamiento, cierre de mercados y el incremento permanente del costo argentino".

Vicentín explicó que evalúa alternativas y trabaja para poder cumplir los compromisos adquiridos.

"Somos una empresa familiar que ha crecido y generado oportunidades a partir del apoyo de sus trabajadores, proveedores y de las entidades financieras que en distintas etapas han acompañado y apoyado a la empresa, confiamos en continuar contando con ese apoyo para resolver de manera exitosa la circunstancia que nos toca transitar", informó la compañía.