Las cadenas de compañías no bancarias de cobranza de impuestos y servicios quedarán habilitadas a partir del lunes próximos para poder realizar su labor habitual. El Banco Central de la República Argentina (BCRA) facilitó el funcionamiento de los Rapipagos y Pago Fácil durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno. 

Hasta el momento, no se encontraban incluídas en el listado de exceptuados. El comunicado emitido por el Central, detalla que "las empresas de cobro de servicios podrán operar a partir del próximo lunes 20, cumpliendo las normas que garanticen la seguridad sanitaria de sus empleados y clientes de acuerdo a un protocolo definido por el Ministerio de Salud de la Nación, según una decisión que tomó el Directorio del Banco Central de la República Argentina". 

Desde el inicio del aislamiento, las restricciones impuestas por el Ejecutivo alcanzaron a las entidades extrabancarias como Rapipago y Pago Fácil.

Con el nuevo informe, los locales específicamente destinados al cobro de impuestos podrán abrir al público. "Las empresas deberán restringir la presencia de personas dentro del local y disponer de personal para organizar la fila de clientes en el exterior", aclara el documento. 

Por otra parte, el comunicado señala que las operaciones de los bancos continuarán bajo el sistema de "turno previo" para poder acceder a la sucursal correspondiente.