Las acciones y los bonos argentinos registraron fuertes ganancias este martes, en una jornada en la que los mercados del mundo lograron dejar atrás los temores a una ruptura comercial entre China y Estados Unidos que habían generado las declaraciones de un asesor de la Casa Blanca y se entusiasmaron con los avances de una vacuna contra el coronavirus y alentadores datos de actividad de la eurozona y EE.UU.

Los ADRs treparon hasta 6,4% en Wall Street y los papeles líderes avanzaron hasta 5,1% en la Bolsa porteña.

Los bonos en dólares también muestraron muy buen tono, con alzas bien por arriba del 2% en Nueva York.

"El envión externo esta vez pudo ser aprovechado con mayor decisión por los activos locales, ya que siguen usufructuando del apetito por riesgo global con su mayor 'beta', y ello contrarresta las preocupaciones económicas y políticas, ya que la pandemia acelera la caída en la actividad y la emisión monetaria para financiar el creciente déficit fiscal", señaló el economista Gustavo Ber.

El presidente estadounidense, Donald Trump, logró llevar calma a los mercados esta mañana tras asegurar por Twitter que el acuerdo comercial con China sigue “completamente intacto”. Fue después de que el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, afirmara el lunes por la noche que el pacto con el gigante asiático estaba "acabado", aunque el propio funcionario tuvo que aclarar luego que sus  declaraciones habían sido sacadas de contexto.

Los dichos de Navarro habían generado un fuerte cimbronazo en los mercados asiáticos y los futuros de EE.UU. previo a la apertura de Wall Street.

“El asesor presidencial Peter Navarro encendió la mecha al decir que las negociaciones comerciales con China estaban rotas, pero luego tuvo que salir Trump a apagar el incendio y decir que siguen intactas”, señalaron desde Delphos Investment.

También ayudaron a mejorar el ánimo los datos de junio sobre el sector manufacturero de la zona euro y de EE.UU., que resultaron mejor de lo esperado.

Borrón y cuenta nueva

 
Los bonos en dólares cerraron el día con importantes avances, empujados por la expectativa de un nuevo acercamiento con los bonistas, luego de la tensión que se vivió con los grupos más duros sobre el final de la semana pasada.
 
De esta forma, el riesgo país cayó 2%, hasta los 2.447 puntos.
 
"Se reanudaron las conversaciones entre el gobierno y los bonistas. Las conversaciones diplomáticas rápidamente se trasladaron al plano práctico. El grupo Ad Hoc seguiría con demandas del tipo legales, en este caso dejando de lado el pedido del "indenture 2005" pero buscando aplicar el beneficio del "rescate mandatorio". Es decir, cobrar una parte de los recursos obtenidos en el futuro en caso de nuevas emisiones de deuda. Podemos observar un patrón de comportamiento en este grupo, que básicamente podría resumirse en resignar demandas financieras a cambio de mejores condiciones legales", señalaron desde Delphos.

 

Y agregó: "Veremos si el gobierno cede en este punto. De lo contrario, podría seguir con su estrategia de mejorar algunas 'cositas' más para acercarse a los demás grupos de bonistas, trasladando la presión al grupo Ad Hoc de participar incluso sin haber llegado a un acuerdo previo. Las partes se encuentran muy cerca y 'con ganas' de llegar a un acuerdo. Se vienen días claves, ya que no necesariamente el gobierno esperaría hasta el 24 de julio´20 para intentar cerrar el trato, aunque sea con algunos de los grupos".