La Afip optimizó el proceso para obtener información financiera de argentinos que tienen cuentas en el exterior y mejorar el intercambio internacional de datos con respecto a sus saldos, intereses, dividendos y más fuera del país. De esta forma, avanza contra la evasión fiscal.

El organismo intridujo un conjunto de recomendaciones internacionales a la normativa vigente para fortalecer los mecanismos de intercambio de información, bajo el Estándar Común de Reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ( OCDE).

La decisión “fortalece las herramientas en materia de intercambio de información sobre cuentas financieras de argentinos alrededor del mundo”, según indica la Resolución General 4888/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, por la cual entró en vigencia esta medida.

Las modificaciones introducidas “mejoran la calidad de la información sobre los sujetos no residentes que Argentina comparte con el resto del mundo”.

“La adopción de las recomendaciones realizadas por el Foro Global de la OCDE garantizan la reciprocidad con más de 80 países que remiten datos de cuentas financieras a la Afip”, destacó el organismo a través de un comunicado.

Los cambios facilitarán las tareas de fiscalización internacional del área que encabeza Mercedes Marcó del Pont.

La Argentina comenzó a recibir la información financiera prevista en el Estándar Común de Reporte de la OCDE en 2017.

Los datos receptados por la Afip están vinculados con cuentas financieras de argentinos alrededor del mundo, y anualmente incluyen los saldos, intereses, dividendos y productos de las ventas de activos financieros, informados a los gobiernos por las instituciones financieras, que cubren las cuentas de personas y entidades.

El mecanismo creado para fortalecer las acciones globales contra la evasión fiscal no sólo le permite recibir información, sino que obliga al país a compartir datos sobre las cuentas financieras de los no residentes.

La normativa modifica el listado de entidades excluidas para incorporar como sujetos obligados a reportar a las casas y agencias de cambio que no habiliten cuentas a nombre de sus clientes, y también se incluye en ese listado a las aseguradoras.

Asimismo, se introducen cambios en los procedimientos de debida diligencia que deben cumplir las entidades argentinas alcanzadas.