En medio de la preocupación por la creciente tensión cambiaria y la incesante sangría de reservas, el exviceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, consideró que las alternativas de un desdoblamiento cambiario y una gran devaluación serían negativas. En cambio, propuso que el Banco Central intervenga para contener el dólar Bolsa y achicar la brecha.

La idea es la misma que planteó el viernes pasado el ministro de Economía, Martín Guzmán. Utilizar el poder de fuego con el que cuenta el BCRA tras el canje de deuda bajo legislación local. La entidad tiene ahora en sus arcas unos USD7.600 millones de bonos AL30 y AL35, que serán los favoritos del mercado para pactar el dólar MEP y el contado con liqui. Estas cotizaciones subieron ayer 3,1% a $123,41 y 0,6% a $120,91, respectivamente, lo que dejó la brecha en el 65%.

"Es suicida tener un esquema de flotación administrada en el oficial y uno de flotación libre en el paralelo. Hay que vender bonos para bajar el CCL pero eso aislado no soluciona el problema. Hay que hacer cosas estructurales para sostenerlo en el tiempo: sacarle combustible a la brecha (ser más agresivos en la oferta de instrumentos en pesos, que está bastante fortalecida), absorber más liquidez y pensar cómo hacer crecer la oferta de dólares", planteó Álvarez Agis en una videoconferencia para inversores organizada por Quinquela Asset Management de la que participó BAE Negocios.

Una ampliación de la brecha potenciaría aún más las expectativas de devaluación y la presión sobre la cotización oficial por la creciente demanda de dólar ahorro. Así, aumentaría el drenaje de reservas. En este caso, "va a ser más probable que el tipo de cambio oficial vaya hacia el paralelo y no que se junten más cerca del medio", señaló el exviceministro de Axel Kicillof.

"El Gobierno empezó a transmitir que tiene mucha confianza en que este programa económico va a terminar de tranquilizar el mercado. Pero hay un problema de velocidades: necesitamos ya tener un tratamiento de shock para llevar esa presión a niveles normales. El programa económico si es bueno, tarda en madurar. Para el problema financiero que tiene Argentina hay que actuar ya y después dejar madurar el programa económico", se explayó.

Álvarez Agis afirmó que, en cambio, un desdoblamiento no daría una solución. Este esquema consiste en formalizar un tipo de cambio comercial para la importación y la exportación y otra financiero para el atesoramiento. La segunda cotización queda librada a la oferta y demanda privada sin regulación.

El economista sostuvo que en ese caso la oferta en el dólar financiero debería ser privada pero con la incertidumbre "nadie va a vender". Así, la brecha se dispararía. "¿Como se baja ante el ruido? Vendiendo reservas en el financiero, justamente lo que se quería evitar", concluyó.

Este jueves el directorio del Central lanzó una iniciativa que, según distintos analistas, parece descartar la posibilidad de que se implemente un desdoblamiento. La autoridad monetaria habilitó a los bancos a ofrecer plazos fijos atados a la evolución del dólar oficial, para que esos fondos sean destinados al prefinanciamiento de exportaciones. La intención es contener la tensión cambiaria con un activo sin riesgo de devaluación y pagadero en pesos. Un desdoblamiento le restaría atractivo a esta decisión.

En cuanto a la posibilidad de una devaluación, también consideró que sería una mala idea. Primero, porque el tipo de cambio oficial no está atrasado. Y, fundamentalmente, porque dispararía la suba de precios. "La devaluación no es una buena opción porque el pass through es muy alto y porque la tasa de inflación de partida es muy alta", remarcó.