La esperanza de la victoria del candidato demócrata a presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tambalea en las primeras horas del día después de las Elecciones 2020 cuando la definición sobre quién será el próximo líder norteamericano y posibilidad de reelección de Donald Trump se define voto a voto. Y en este contexto, las Bolsas del mundo operan con incertidumbre.

En España se vive una jornada en rojo. El IBEX 35 anota una baja del 0,68% por estas horas aunque sufrió una apertura con mermas más fuertes del 2,5%. En tanto, la Bolsa de Madrid retrocede un 1,24%.

El CAC de París inició la rueda con un descenso del 1,2% pero recupera a un 0,84% positivo. En Alemania, el DAX de Frankfurt sigue la misma tendencia: tras un retroceso del 1,6% negativo ahora opera con una suba del 0,61%. Mientras, el FTSE de Londres anota un aumento del 0,61% en tanto que comenzó la jornada con una merma del 0,6%. Lo mismo ocurre con el Ftse Mib de Milán que dio un puntapié inicial en baja del 1,6% y por estas horas se recupera con un 0,21% positivo.

Las principales bolsas de la región Asia-Pacífico cerraron hoy con signo positivo, un 0,77% de aumento promedio, excepto Hong Kong, que lo hizo a la baja (0,21%), según datos de la agencia Bloomberg.

Las operaciones en Wall Street aún no comenzaron pero los futuros dan signos positivos. El S&P 500 proyecta una suba del 0,72%, el Nasdaq de un 2,65% y el Dow Jones un 2%.

Los resultados finales de las elecciones en EE.UU. pueden tardar días y el liderazgo se cuenta voto a voto. Mientras Biden se encuentra a la cabeza en la cantidad de electores necesarios para conseguir la presidencia del país, Trump se mantiene como líder en los resultados previos de los estados que aún no finalizaron el recuento.

Los analistas consideraban que el mejor resultado para los mercados sería una victoria rotunda del Partido Demócrata. Este escenario liberaría de inmediato el paquete de estímulos fiscales bloqueado por las diferencias entre demócratas y republicanos, lo que supondría una inyección en la economía que podría acercarse a los USD3 billones.

A mediano plazo confían en que un triunfo de Biden podría suavizar además las guerras arancelarias con China y con la Unión Europea.