Las expectativas para el 2021 en materia de créditos prevén un incremento en la mora durante los dos primeros trimestres de este año según señaló la agencia de análisis internacional Moody’s, pero también pronosticó que será mitigado parcialmente por las “las fuertes previsiones realizadas por las autoridades”.

La calificadora de riesgo con sede en la Argentina advirtió sobre un deterioro de los activos bancarios sujetos a riesgo de crédito para este año luego de la finalización de la medida tomada por el Banco Central que otorgó dispensas en las calificaciones para aplicar a préstamos bancarios.

Moody’s señala que los subsidios en créditos blandos avalados por el Gobierno a diciembre 2020 totalizaron más de 766.000 millones de pesos, por lo que esperan que los tenedores de esas deudas registren una mayor mora a causa de que sus calificaciones no eran compatibles con esos créditos.

Las medidas tomadas por el Central permitieron que durante 2020 los impagos registraran una situación similar a la de 2019, año sin pandemia, a pesar de la fuerte contracción económica y su profundización a partir de abril con la llegada del coronavirus al país que requirió restricciones.

"La caída de los préstamos al sector privado y el aumento de la exposición al sector público erosionan la rentabilidad en el corto plazo y generan una mayor incertidumbre sobre perspectiva del sector en el mediano plazo", indicó la calificadora de riesgo.

La agencia de análisis internacional también anticipa para el sector público que se mantendrán “altas las necesidades de financiamiento” mientras que la demanda de crédito privado “requeriría más tiempo” en recuperar la participación que tenía previo a la pandemia.

Por último, Moody´s espera “bajos niveles de rentabilidad para el sistema financiero consolidado, impactado por una compresión de spread de tasas y una mayor presión de gastos e impuestos sobre los balances de las entidades”, según el informe que presentó para 2021.