Luego de sufrir en abril su peor caída anual desde 2008, las condiciones financieras de la economía argentina mejoraron en mayo, según un informe elaborado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

El Indice de Condiciones Financieras (ICF) -que elabora esa entidad junto con las consultora Econviews- se incrementó 94,9 puntos mensuales en mayo, hasta alcanzar -194,5 puntos.

Aunque permaneció en un nivel de estrés muy alto, comparable al de la crisis de la banca Lehman en 2008, el indicador mostró "un rebote muy rápido".

La performance mensual del ICF se explicó en mayor medida por la mejora del subíndice de condiciones externas. Las condiciones locales también avanzaron, pero en menor medida, explicó el IAEF, y puntualizó que el subíndice de condiciones locales mejoró 18,2 puntos en mayo, interrumpiendo una racha de tres bajas consecutivas.

Esta suba se explicó por la baja del riesgo país y del riesgo legislación, ya que a pesar de que la Argentina entró en default soberano, las negociaciones para un acuerdo han continuado, indicó el Instituto.

No obstante, las condiciones locales están en "zona de estrés" desde agosto 2018, y el 50% de las variables están severamente afectadas, sobre todo el riesgo legislación, el riesgo país y la confianza en los bancos (por la contínua salida de depósitos en dólares), de acuerdo a la entidad empresaria.

En cuanto a las condiciones externas, este subíndice explicó en mayor medida el rebote del índice total, al avanzar 76,6 puntos mensuales.

La suba fue la segunda más rápida del subíndice, precedida solamente por la registrada durante enero 2009; así, las condiciones externas permanecieron en terreno de estrés por tercer mes consecutivo, tras haber mantenido una seguidilla de 14 meses en zona de confort.

En niveles, el subíndice se ubicó en -47,7 puntos, por encima de los peores valores de la crisis de 2008, indicó el IAEF.