El viernes pasado el BCRA confirmó la continuidad del cepo cambiario. Si bien era una obviedad que iba a ocurrir, ya que la necesidad de continuar con el alivio a la brutal fuga se hizo consenso entre los economistas de todo el abanico ideológico, la oficialización llegó sobre el cierre del año.

De hecho, la medida original, que arrancó el 1 de septiembre con la comunicación A 6770, durante la gestión del hoy ex presidente de la autoridad monetaria Guido Sandleris, vencía el 31 de diciembre. El viernes pasado, ya con la gestión de Miguel Pesce a cargo del Central, la comunicación A6854 confirmó la continuidad del cepo a partir del 1 de enero del 2020.