El Banco Central de la República de Argentina (BCRA) informó este viernes que los argentinos compraron 470 millones de dólares durante abril para atesorar o para gastos en tarjeta, mientras que el déficit de la balanza de servicios volvió a crecer por la salida de dólares por pagos de viajes y otros consumos con tarjeta, según se desprende del informe de la Evolución del Mercado de Cambios y Balance Cambiario.

Los argentinos atesoraron alrededor de 138 millones de dólares netos en el cuarto mes del año, con compras por 142 millones (-16% mensual) y ventas por 5 millones (-11%). Las compras de billetes fueron efectuadas por 799.000 personas, mientras que alrededor de 26.000 personas vendieron. Así, las compras y ventas per cápita fueron de USD 179 y USD 201, respectivamente.

Por otra parte, destinaron 308 millones para tender gastos efectuados con tarjetas por consumos con proveedores no residentes.

Los números reflejan una baja respecto a marzo: las compras de atesoramiento se redujeron en un 16,4%, mientras que los gastos son 6,1% inferiores al mes pasado. 

Todo esto fue sujeto a los controles y monitoreos introducidos por el Gobierno en 2020, donde se hace foco en la capacidad económica y de ingresos requeridos para la apertura de nuevas cajas de ahorro en moneda extranjera, y límites al acceso de cotitulares a la compra de moneda extranjera para formación de activos externos. Además, los pagos realizados por los consumos en moneda extranjera con tarjetas de crédito y débito tienen en cuenta el cepo de 200 dólares que rige sobre los individuos.

Este informe no tiene en cuenta las compras realizadas en el mercado ilegal de divisas, donde el dólar blue terminó abril en $208 después de un mes muy movido, con altas subas y bajas. 

El dólar tarjeta toma relevancia en el BCRA

El informe que expidió la entidad que dirige Miguel Ángel Pesce detalló que la cuenta Servicios tuvo un déficit de 866 millones de dólares, donde los segmentos que más importancia tuvieron fueron los de "Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta" (USD 507 millones) y "Fletes y Seguros" por (USD 456 millones). 

¿Qué significa esto? Que pese a que la cuenta corriente cambiaria —que comprende los flujos netos por exportaciones netas de bienes y servicios e ingreso primario y secundario— tuvo un superávit de 276 millones de dólares, la salida de dólares por pagos de viajes y otros consumos con tarjeta fue la máxima responsable de que ese número fuera tan bajo: los ingresos netos en concepto de "Bienes" terminaron en USD 1.403 millones de dólares, pero el déficit de "Servicios" y el de "Ingreso primario" (-USD 261 millones) llevaron ese número a la baja.

La salida de dólares por viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta fue una de las máximas responsables del bajo superávit de abril

Así, solo en los primeros cuatro meses del año la salida de dólares por viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta fue de 1.881 millones de dólares, mientras que solo egresaron USD 509 millones en el mismo período de tiempo por este concepto. 

Para dimensionar la importancia del "dólar tarjeta", basta compararlo con 2021: la salida por "Servicios" en abril del año pasado fue de solo 207 millones de dólares, dejando un saldo cambiario total de USD 1.519 millones. 

Esto significa más preocupación para el Gobierno a la hora de acumular reservas, una de las necesidades prioritarias de la administración de Alberto Fernández y una de las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En abril, las reservas disminuyeron 1.131 millones de dólares, afectadas principalmente por el impacto de la caída de la cotización en dólares estadounidenses de los activos que las componen por USD 1.087 millones, finalizando el mes en un nivel de 42.007 millones de dólares.

Compra y venta de dólares

El "Sector real" tuvo una venta neta de 840 millones de dólares, donde el principal sector en términos de ventas netas en el mercado de cambios fue el de “Oleaginosas y cereales”, con ingresos netos por USD 3.358 millones, lo que significó un aumento interanual del 3%.

El “Sector real excluyendo Oleaginosas y cereales” fue comprador neto por un total de 2.518 millones de dólares: una suba interanual del 59%. Las compras fueron destinadas principalmente a realizar pagos de importaciones de bienes y servicios, y a cancelar deuda financiera.

En tanto, el sector “Inversores institucionales y otros”, tanto residentes como no residentes, efectuó compras netas en el mes por USD 223 millones.