Las principales Bolsas del mundo rebotaron fuerte este martes de la mano del renovado esfuerzo de la Reserva Federal de Estados Unidos y del Banco de Japón para estimular la economía en medio de la crisis generada por la pandemia de coronavirus.

Las acciones locales que cotizan en Wall Street subieron hasta 5,1%, después de un lunes que había dejado rojos de hasta 7%.

En la Bolsa porteña, los papeles líderes arrancaron la sesión con fuertes alzas pero con el correr de las horas se impusieron las ventas y el S&P Merval cayó 1,7% tras el feriado.

Afuera, los bonos argentinos se sumaron a la tendencia general y el riesgo país bajó 3,5%. En la plaza local, en cambio, los títulos públicos se dividieron en partes iguales entre subas y bajas, a la espera de novedades respecto de la renegociación de la deuda.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió este fin de semana dos contrapropuestas de parte de grupos de bonistas extranjeros, que plantean una diferencia de entre USD2 y USD3 por encima de la oferta del Ejecutivo.

Este viernes, luego de cuatro prórrogas, vence el nuevo plazo establecido por el Gobierno para cerrar un acuerdo con los acreedores, aunque desde Economía no descartan una quinta extensión.

Según señala Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones, "ya no hay tanto tiempo para extender negociaciones". "Vamos por la cuarta prórroga, y no creo que se vuelva a enmendar la oferta por parte del Gobierno. Una vez que está se encuentre sobre la mesa, será un 'tómalo o déjalo'", indicó. 

En la Bolsa neoyorquina, el Dow Jones ganó 2,04%, mientras que el S&P500 avanzó 1,90%. Al comienzo de la rueda llegaron a trepar más de 3%.

Los mercados asiáticos anotaron su mejor día desde fines de marzo, liderados por un alza en el índice Nikkei japonés de casi 5%.

En tanto, el indicador líder de las acciones europeas FTSE100 se disparó casi 3%, mientras que el crudo de Texas saltó 2,45%.

La Reserva Federal de EE.UU. inició hoy martes su programa de compra de deuda corporativa individual, que se suma a las adquisiciones a través de fondos que ya viene realizando. Con esto busca auxiliar a las empresas y evitar cierres en medio de la pandemia. El plan contempla la compra de hasta USD750.000 millones de crédito corporativo.

También preocupado por el impacto del Covid-19 en la economía, el Banco de Japón llevó a 1 billón de dólares sus paquetes de préstamo para empresas en problemas, mientras que mantuvo las tasas de interés estables.