Acreedores bonaerense que rechazaron el canje pero que deberán adherir de todos modos por las cláusulas de acción colectiva acusaron al gobierno de Axel Kicillof de tener un "enfoque cínico" en la negociación y aseguraron que el canje "arrojará una sombra sobre su reputación en los mercados crediticios internacionales".

A fines de julio, la provincia informó que consiguió reestructurar compromisos luego de obtener el acuerdo de los bonistas extranjeros tenedores de títulos por una suma superior a los 7.000 millones de dólares.

Los nuevos términos implicarán una reducción de los servicios totales durante el período 2020-2024 de aproximadamente  4.450 millones de dólares, equivalente al 75% de los compromisos originales.

Los bonistas señalaron que lamentablemente, la provincia rechazó todas las sugerencias del Grupo Ad Hoc (GAH), que posee más de $1.2 mil millones de bonos de la provincia y sus integrantes tienen una larga trayectoria de inversiones en Argentina.

"La Provincia eligió negociar con un único bonista minoritario. El resultado de la estructura de la oferta refleja la visión de este único bonista y se alinea con las necesidades de su portafolio e historia de adquisiciones", indicaron en un comunicado.

Señalaron que el proceso bajo el cual la provincia negoció la revisión de la oferta de canje, fue defectuoso y no representó un proceso de negociación en buena fe. 

"Además, se utilizaron en forma extensiva elementos coercitivos en la estructuración de la oferta que representan un abuso de las cláusulas de acción colectiva. En lugar de encolumnar a todos los bonistas detrás de un amplio y consensuado acuerdo, la oferta penaliza a los bonistas que se encuentran en desacuerdo con una diferencia material en el recupero, en relación con los que aprueban la oferta", se quejaron. 

Interpretaron que esto es "contrario al propósito de las cláusulas de acción colectiva y habilita a una minoría a imponer su voluntad a la mayoría".

"Al recurrir a estas tácticas, la provincia solo resalta la falta de una amplia aprobación por parte de los bonistas, que solo podía ser alcanzada si incluía al GAH", acusaron.

El grupo indicó que, independientemente del resultado de la oferta, "el cínico enfoque de la Provincia durante el proceso de reestructuración, que incluyó 21 ofertas fallidas, repercutirá negativamente en la reputación de la provincia en los mercados de crédito internacionales".