Los ahorristas no tienen tregua en el derrumbe de las tasas de interés de los plazos fijos en pesos que pagan los bancos comerciales, en un mes en que el dólar hoy volvió a ser una mejor inversión que este tipo de depósitos tradicionales. El que apostó al dólar en el primer mes del año, ganó.

El dólar financiero, en sus variantes dólar CCL y dólar MEP, a 82 y 84 pesos, respectivamente, acumulan un alza superior al 12% en enero, cuatro veces más que la tasa mensualizada de plazos fijos en pesos.  El dólar mayorista comenzó también a moverse y se ubicó en 60,17 pesos, mientras el dólar oficial en pizarras se vende a 63 pesos, el dólar solidario permanecía en la zona de 82 pesos y la cotización del dólar blue hoy se ubicaba en 78 pesos, en el ámbito del mercado paralelo.  

Y mientras estos dólares siguen subiendo, la presión financiera va en aumento por el ruido que genera la renegociación de la deuda con acreedores privados y la situación de los mercados globales derivada del coronavirus que se expande desde China a los distintos países del mundo.

"Creemos que las negociaciones serán extendidas, pero incluso alcanzando una solución rápida, los bonos seguirán cotizando por probabilidad de default", consideró esta mañana la administradora de fondos Balanz Capital, en relación con la situación de la deuda.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunirá esta mañana con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), para dar el puntapié a la renegociación con acreedores privados, en un contexto convulsionado en el mundo por la velocidad de contagio global del coronavirus.

"Creemos que las drásticas medidas de cuarentena y extensión de feriados son la mejor forma de intentar contener la propagación del virus, más allá que el impacto en los mercados en el corto plazo sea mayor por el daño económico", agregó Delphos Investment sobre la situación del coronavirus.

En el gráfico siguiente se pueden observar la propagación coronavirus (en rojo) versus el Sars, en cuanto a la evolución de los afectados
(Fuente: Delphos, sobre la base de CNH y OMS).

Delphos consideró que la historia muestra, si como en otros casos la situación es controlada, que la volatilidad afecta únicamente el corto plazo y luego rápidamente la situación se normaliza. El daño económico en 2003 o en el caso del huracán Irma en 2011 en NY terminaron siendo menores y afectando levemente los negocios empresariales. Pero los números hablan por sí solos y demuestran la gravedad de la situación actual.  

La situación de la deuda local y la internacional han presionado fuertemente sobre las tasas de interés: el riesgo país, que mide el diferencial de tasa entre los bonos soberanos y similares de Estados Unidos, saltó a la zona de 2.150 puntos básicos

Fuente: Rava.

En lo que respecta a las tasas internas, la novedad pasó también porque, mientras el Banco Central informó que en sus lineamientos de política monetaria procurará tasas de interés reales, sacó de la home de su página web el link con información comparativa de tasas de plazos fijos on line a 30 días por 100.000 pesos que pagan las entidades financieras (se pueden consultar en el siguiente link: https://www.bcra.gob.ar/BCRAyVos/Plazos_fijos_online.asp)

Banco Nación, que a mediados de septiembre abonaba una tasa nominal anual de 64% para plazos fijos de esas características, amaneció esta semana con un nuevo recorte de dos puntos a 35%, ya lejos del piso de 40% de inflación estimada para los próximos doce meses. Y ya no es la entidad con mejor tasa, ya que Banco Ciudad la supera con un rendimiento de 36%.

Este descenso de las tasas de interés de plazos fijos en pesos que hunde a los ahorristas en el terreno de tasas reales negativas ocurría mientras las entidad que conduce Miguel Ángel Pesce fijó nuevos lineamientos que hacen foco en este punto.

De acuerdo con la autoridad monetaria, dada la existencia de componentes inerciales en el proceso inflacionario en curso y la escasa profundidad del mercado de crédito local, el intento de reducir la inflación apelando exclusivamente a la vigencia de tasas de interés reales excesivamente elevadas ha demostrado su ineficacia y su carácter eventualmente contraproducente. 

Agregó que el nivel de tasa de interés real debe preservar la estabilidad financiera y externa de la economía, y debe ser compatible con el financiamiento de la producción y la construcción de una curva de rendimientos a mayor plazo, favoreciendo el ahorro en moneda doméstica. Esto último supone un manejo de tasas de interés donde se evitará que caiga en niveles reales negativos, amplió.

Esta situación todavía no se está dando, porque las tasas siguen sumergidas en un terreno real negativo que destruye el capital de los ahorristas, una preocupación de la que el Banco Central es consciente.