Fue una semana negativa para los bonos soberanos en dólares, un alto nivel de volatilidad probablemente potenciada por la dinámica que viene teniendo el tipo de cambio. El jueves por la mañana los bonos llegaron a operarse en mínimos históricos, con el GD30 rindiendo por encima de 16,25% por ejemplo, y si bien luego llegaron a operarse hasta 4% arriba el día de hoy, el resumen semanal presenta bajas de entre 1 dólar y 1,5 dólares en promedio para toda la curva.
 
A pesar de haber sido corta, la semana en el mercado local continuó con la tendencia bajista de los bonos soberanos en pesos, acompañada por la suba del CCL y la incertidumbre con respecto a la economía. Se observó poco flujo en estos instrumentos en general, con tendencia vendedora, particularmente en la parte larga de la curva CER (el dato de inflación publicado el miércoles fue menor al esperado 2.8 vs 3.0%). Estos bonos retrocedieron entre 2% y 7%, pasando a rendir entre CER+4% y CER+8.5% según duration.
 
Algunos inversores buscaron refugio en el bono soberano dólar linked (T2V1) que tuvo mucha liquidez y continuó su rally alcista cerrando en niveles de devaluación -5.5% (versus +0,10% en su emisión la semana pasada).
 
Por su parte, los bonos a tasa fija continuaron ofrecidos ajustando los rendimientos a la suba de tasas del mercado, en el punta a punta semanal retrocedieron entre 4% y 7%. Las mayores bajas fueron en la parte media y larga de esta curva.
 
Con respecto a los bonos ajustables por BADLAR, en el inicio de la semana comenzaron a ceder los spreads ante la caída en las expectativas de una suba en la tasa por parte del BCRA y comenzó a verse ventas en bonos corporativos que en semanas anteriores estaban muy demandados. Los spreads de los soberanos BADLAR TB21/AA22 se ubicaron en niveles de 7% y 8% respectivamente, versus rendimientos de 3% y 4% a comienzos de este mes.
 
Nuevamente la semana para los bonos corporativos se mantuvo muy estable. No hubo grandes variaciones, salvo para la curva de YPF, que fue castigada a pesar de las regulaciones que habilitaron un nuevo aumento en el precio de los combustibles. Esta curva mostró retrocesos entre 4% y 5% aproximadamente. Fue una semana de muy bajo flujo, incluso en los bonos de YPF que suele caracterizarse por mostrar un alto volumen, muy por encima del resto de las ONs.
 
Dentro del plano de la renta variable, el índice Merval completó la semana con todos los días positivos, acumulando un 5,89% de suba en pesos en total. El volumen operado de CEDEARs sigue siendo el doble comparado con el volumen operado de acciones locales. Por el momento, no se observa un posible cambio de tendencia en el corto plazo, al menos hasta contar con mayor claridad sobre el rumbo económico del país.
Los mejores rendimientos de la semana estuvieron en papeles del sector energético, PAMP (+17,18%), TGSU2 (+18,17%) y EDN (+18,39%). Además, VALO también se destacó (+16,56%).
 
Por el lado de los ADRs, siguieron la tendencia mixta de la semana pasada con buenos rendimientos, exceptuando el sector de bancos e YPF, que siguen en caída a falta de un nuevo estímulo. Las mayores bajas fueron GGAL (-4,25%), BMA (-3,97%) e YPF (-8,01%).
 

Novedades de la semana

 
El Indec publicó el dato de inflación del mes de septiembre, el cual reflejó una suba de 2,8%; un registro en línea con el mes anterior y levemente menor a lo esperado.
 
Por otro lado, el Banco Central definió un nuevo ajuste en su estrategia de tasas y decidió subir la tasa de Pases a 1 día y comenzar a ofrecer pases a 7 días. Mientras que -con el objetivo de mantener un rendimiento real en pesos- elevó la tasa mínima de plazos fijos mayoristas y minoristas.