Impulsados por la suba de las tasas mínimas establecida por el Banco Central para desalentar la dolarización, los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado registraron un crecimiento promedio en términos reales de 5% (8,1% nominal).

Según el Informe Monetario Mensual de mayo, publicado hoy viernes por el Banco Central, el stock de plazos fijos registró un crecimiento de $135.850 millones desde el cierre de abril hasta el último día de mayo.

El 70% de este incremento se dio en la última parte del mes, a partir del 18 de mayo, después de que el BCRA dispusiera que la tasa mínima de 26,6% fijada a mediados de abril comenzara a regir para todos los depósitos, independientemente del monto. Hasta ese momento, sólo alcanzaba a las colocaciones de menos de un millón de pesos.

De acuerdo a los datos del Central, desde el inicio del aislamiento preventivo social obligatorio hasta el cierre de mayo, el saldo de plazos fijos en pesos del sector privado al término de mayo acumuló un incremento de 7,1%.

La suba estuvo alentada por las colocaciones de más de $20 millones, el segmento en el que operan principalmente las empresas y entidades financieras.

Los depósitos UVA, que ajustan por inflación, registraron un fuerte crecimiento el mes pasado (14,1% en promedio en términos nominales), empujados por las colocaciones precancelables, que alcanzaron un saldo promedio de $28.000 millones, más del doble de lo observado en abril.

Desde First Capital destacan que "durante el mes de mayo se produjo una disminución de los saldos inmovilizados de 46% ($27.280 millones) producto de depósitos a plazo que fueron renovados o retirados de los bancos”.

La contracara fue una disminución en los depósitos en dólares del sector privado de 5,1% en mayo. "En términos interanuales, la disminución es del 45%", apuntan desde First.

Desde el BCRA señalan que, pese a la caída del mes pasado, el saldo de depósitos en dólares del sector privado "todavía
se encuentra muy por encima de los mínimos observados a inicios de 2014".