En el marco del pedido del Banco Central a las empresas para que reestructuren su deuda con el mercado, Impsa consiguió una adhesión del 98% para reperfilar sus compromisos, sin quita de capital pero sí en los intereses, informó la compañía mendocina en un comunicado.

"Con el apoyo de los acreedores que representan el 98% del monto de la deuda computable a los fines de la votación, Impsa logra la aprobación del canje de la deuda existente por nuevas Obligaciones Negociables con Oferta Pública y Privadas, un nuevo Bono Internacional y nuevos Préstamos. El acuerdo incluye un reperfilamiento de la deuda sin quita de capital", explicó la firma en un parte de prensa.

La empresa tenía por delante el vencimiento de un bono por USD2,4 millones, pero ante las dificultades financieras que viene atravesando desde hace años -agravadas por la pandemia de coronavirus-, optó por presentar un canje agresivo, con un recorte en los cupones hasta el 1,5% anual, que posteriormente se complementará con su salida a cotizar en la Bolsa.

Con esta reestructuración, Impsa se sumó a Cresud, Banco Hipotecario, Irsa, Genneia y AES, que abrieron ese camino a partir de la negativa del BCRA a venderles no más del 40% de los vencimientos mayores a USD1 millón que caían hasta marzo del año próximo, forzándolas a postergar los pagos en el tiempo para quitar presión sobre las cuentas externas del país.

"Con el apoyo de entidades públicas y privadas, tanto internacionales (Banco Interamericano de Desarrollo, Export Development Canada, Corporación Andina de Fomento y bonistas internacionales, entre otros) como nacionales (Banco de la Nación Argentina, BICE, obligacionistas, entre otros), la propuesta de recomposición de la estructura de capital presentada por Impsa en su Oferta de Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) obtuvo mayoritaria aceptación por parte de los acreedores, excediendo largamente los mínimos legales requeridos para la aprobación del APE", explicó la empresa, que a partir de la operación aseguró que "se encamina hacia una nueva etapa con varios proyectos en la mira".

"A pesar de las limitaciones de la pandemia, Impsa se encuentra ejecutando contratos para centrales hidroeléctricas, nucleares, eólicas y solares como así también equipamientos para la industria del petróleo y gas. A su vez, está prestando servicios a centrales de generación de energía en todo el país. Su desarrollo tecnológico de primer nivel internacional, sumado a su nueva situación económico-financiera, le permitirá a la empresa encarar con mayor dinamismo proyectos en diferentes regiones del mundo, principalmente en Asia, las Américas y África", precisó la firma.

Lo cierto es que este exitoso canje es sólo la primera parte de un plan de reestructuración global que plantea el APE, y que comprende en los próximos meses venta de acciones para cotizar en la Bolsa.