Para la consultora Economía & Regiones (E&R) la estabilización de la economía será temporal y tarde o temprano la brecha entre el paralelo y el oficial generará un pico inflacionario.

Una de las claves para el derrotero de la actividad económica 2020 será lo que ocurra con el dólar: las proyecciones más optimistas estiman que con el cepo se evitará una corrida y habrá una apreciación relativa, que permitirá que el PBI muestre a fin de año mejoras en la comparación con diciembre del 2019. Es decir: caída entre promedios entre este año y el anterior. Pero mejora punta a punta.

A través de un informe, la firma sostuvo: "En E&R pensamos que más temprano que tarde el dólar paralelo volverá a saltar y la brecha ensancharse, con lo cual la inflación volverá a acelerarse y el problema cambiario terminará siendo peor que el actual. El nivel de actividad también. Nadie puede sorprenderse. Por el contrario, la locura sería pensar que haciendo más de lo mismo el resultado puede ir en sentido opuesto".

La consultora dirigida por Diego Giacomini sostuvo que el país está "frente a un nuevo plan de estabilización transitoria, que sólo podrá desacelerar algo la inflación en el muy corto plazo, pero luego más temprano que tarde, la inflación volverá a acelerarse".

E&R destacó que "los pasivos monetarios relevantes multiplican por 4,43 a las reservas de libre disponibilidad en noviembre de 2019". "Un BCRA quebrado es promesa certera de más devaluación e inflación para licuar los (muchos) pasivos en pesos y ponerlos en línea con los (pocos) activos en dólares", afirmó.

En ese sentido, los analistas ortodoxos advierten por la "trampa de febrero", en la que cayeron los últimos presidentes del BCRA. Bajaron la tasa en los picos de demanda de pesos de diciembre-enero y pagaron con devaluaciones en febrero.