El Ministerio de Economía formalizará entre el viernes y el lunes los cambios realizados a la oferta para la reestructuración de deuda bajo legislación extranjera por USD66.200 millones y que permitieron una aceptación por parte de los acreedores extranjeros para allanar el camino del acuerdo.

Los cambios a la oferta deben ser presentados ante la Securities and Exchange Commission (SEC), la comisión de valores de Estados Unidos. Cuando presente esas modificaciones comenzará a correr el período de 15 días que le queda al Gobierno argentino para esperar la aceptación.

Sucede que, con la última modificación en los plazos que elevó el Valor Presente Neto de los títulos a reestructurar -clave para el acuerdo- , el Ministerio de Economía decidió también ampliar el plazo de aceptación hasta el 24 de agosto.

El objetivo es maximizar la aceptación de los bonistas que no están agrupados para permitir que se activen las cláusulas de acción colectivas (CAC), una especie de seguro anti buitre. Con este paso en marcha, el gobierno avanza en la reestructuración bajo legislación local, que tuvo tratamiento en el Congreso.

 

Cómo se activan las CAC, las cláusulas de acción colectiva

"Nuestra expectativa es que vamos a tener una participación muy alta como para que se activen las CAC. Ya había una participación importante de los que no eran parte de los grupos. Seguiremos trabajando para lograr ese objetivo", dijo el ministro de Economía, Martín Guzman, al explicar los detalles de la reestructuración.

Las CAC son cláusulas presentes en el contrato de los bonos bajo legislación extranjera que limitan el accionar judicial de los fondos buitre en los procesos de reestructuración al pautar un piso de aceptación a partir del cual todos los bonistas se vean forzados a entrar al canje, incluso los que rechazan los términos propuestos.

En este caso, para lograr una reestructuración total hay dos condiciones distintas.

  • En los bonos del canje 2005, se precisa una aceptación de los tenedores del 85% del total más el 66% de cada serie o bien el 75% de cada serie sin la necesidad de alcanzar el 85% del total.
  • En los títulos emitidos durante el Gobierno de  Mauricio Macri, basta con el 66% del total y el 50% de cada serie.