El representante argentino en el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, consideró que el país y sus acreedores "se van acercando lentamente" para lograr un acuerdo por la deuda, y reconoció que el equipo económico encabezado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, podría mejorar "un poquito más" la oferta.

"No soy pesimista. Hay como un proceso de curvas que se van acercando lentamente. Y creo que la Argentina podría mover un poquito más la última oferta", enfatizó el funcionario, quien conncidió con la evaluación dada a conocer este lunes por el FMI en donde insta al país a "extender dentro de su margen limitado" nuevos parámetros para incrementar pagos a los acreedores privados.

En diálogo con FM Rock and Pop, Chodos explicó que en la oferta de canje que presentó el Gobierno "la pérdida de capital es casi inexistente, por lo cual los acreedores no van a perder: van a ganar menos", mientras que en relación al recorte de intereses, aseguró que "es un formato que se realiza a nivel mundial".

Además, el representante argentino señaló que la extensión de las negociaciones hasta el 12 de junio, "significa patear un poco, diez días, porque es el plazo mínimo que puede quedar abierta".

"En ese marco hay un proceso de negociación. Así se va avanzando de a poco. Es como una danza", calificó.

   

En tanto, desde el palacio de Hacienda confirmaron que ya se trabaja en las “enmiendas finales de la oferta” que se presentará ante acreedores, pero advirtieron que “el margen que queda es escaso”. Así, bajo el paraguas del organismo, el Gobierno se apresta a presentarle a los bonistas una última versión de la propuesta de canje que se acercará a los UDS50 y la enviará a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC).

 "Las partes se siguen acercando, aunque sigue faltando una distancia importante por recorrer. Es necesario poder recorrer esa distancia. No estaría bien apurarse para cerrar algo que no le sirva a Argentina", informó Guzmán.