Los dólares paralelos y el "dólar convertibilidad" han comenzado a emparejarse en los últimos días, a la luz de una fuerte monetización de la economía y bajo la presión de diversas circunstancias que constituyen una tormenta perfecta para los activos argentinos

El "dólar convertibilidad", un tipo de cambio teórico que tiene en cuenta las reservas del Banco Central, el circulante más los depósitos a la vista más el 50% de los depósitos a plazo, se ubica en la zona de los 120 pesos, apenas por debajo de los 125 pesos del dólar contado con liquidación (CCL).

La consultora Delphos Investment, cuyo informe diario apunta a este dato, advirtió sobre los peligros que acechan.  "El mundo se puso en modo 'risk off' y nuestros activos lo volvieron a sentir. Especialmente el tipo de cambio paralelo, que siguió escalando de la mano de una creciente monetización de la economía, de las dudas por la renegociación de la deuda y por el contagio global (el Real en Brasil llegó a tocar 5,9 vs. el dólar)", enumeró. 

Delphos alertó que la clave sigue pasando por un potencial arreglo de la deuda. "Las partes siguen muy lejos en sus posiciones, hablando lenguajes diferentes, lo que dificulta encontrar puntos de común acuerdo. El tiempo corre, y el gobierno deberá decidir si acelera mejorando su propuesta o si sigue esperando pasivamente los tiempos de los acreedores" indicó. 

La consultora puntualizó que "la negociación fue planteada de tal manera que hoy parece estar en un encerrona. La salida 'optimista' exigiría que Argentina haga frente al pago del próximo vencimiento, y con eso en la mano busque un 'stand still' para reanudar el proceso prácticamente desde cero. La salida 'pesimista' sería tensar aún mas la cuerda, no pagar el próximo vencimiento e ir a discutir a los tribunales".